Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La vendimia francesa de este año se verá afectada por las heladas de la primavera, y los volúmenes previstos de vino podrían ser "históricamente bajos"

(afp_tickers)

Las heladas registradas en Francia en primavera hacen presagiar una vendimia muy perjudicada y los volúmenes esperados de vino podrían ser "históricamente bajos", según el Ministerio francés de Agricultura.

"Con 37,6 millones de hectolitros, la cosecha de 2017 sería un 17% inferior a la de 2016, y un 16% menor que la media de los últimos cinco años", indicó Agreste, la oficina de estadísticas del Ministerio de Agricultura en su última publicación, de este sábado.

Sería así una cosecha "históricamente baja e inferior a la de 1991, que también se vio afectada por una severa helada", añade la publicación.

Todas las cuencas vinícolas se vieron afectadas por una fuerte helada en primavera, pero las peor paradas serían las de Burdeos, Charentes, Alsacia y Jura. También se prevén pérdidas en Bourgogne-Beaujolais, Sudoeste, Languedoc y Sudeste.

Las viñas de la región mediterránea, por su parte, se vieron afectadas por otro fenómeno, también meteorológico, la caída de las flores o de las bayas jóvenes, debido en general a un incidente en el momento del florecimiento o de la fecundación.

Este fenómeno afecta particularmente a las cepas Grenache del valle del Ródano.

Según los cálculos del ministerio, la cosecha de vinos para aguardientes caerá un 31%, a 5,36 millones de hectolitros, frente a 7,72 millones de hl en 2016.

- "Septiembre vendimia la uva" -

Para los vinos con Denominación de Origen Protegida (DOP) se espera una caída del 12%, con 18,45 millones de hl frente a los 20,9 de 2016. Los vinos con Indicación Geográfica Protegida (IPG) caerían un 15%, a 10,89 millones de hectolitros frente a 12,8 el año pasado.

Para los vinos sin identificación geográfica, la caída de la producción se calcula en 27%, a 2,9 millones de hl, desde 3,9 millones en 2016.

Para desdramatizar, Philippe Faur-Brac, el mejor sumiller del mundo en 1992, recordó un refrán de viticultor: "Agosto madura y septiembre vendimia la uva".

"Aún es muy pronto para sacar conclusiones sobre la calidad del vino de este año, que dependerá del clima hasta la vendimia y de las condiciones de cosecha. De momento, las condiciones climáticas no son del todo malas, pero en lo que respecta a la cantidad, será económicamente tenso, eso está claro", dijo a la AFP.

La principal esperanza para el reequilibrio son los sistemas de "reserva" que practican algunos vinicultores, como el Chablis o Champagne, donde una parte del vino se guarda de un año para otro sin comercializarse, lo que permite atenuar la incidencia de las vicisitudes climáticas.

"Como 2016 fue un gran año, eso permitirá en ciertas regiones regular los volúmenes y la calidad", consideró Faure-Brac.

Pero no todas las regiones practican este sistema, y no todos los viticultores franceses tienen garantías contra las heladas o el granizo. De hecho, solo un 25% las tienen.

Algunas propiedades que tienen "pocas existencias" y que ya sufrieron una helada o granizo el año pasado, estarán en una situación "difícil", señaló Bernard Farges, presidente del comité nacional de las DOP/IPG.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP