Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro de Francia, Edouard Philippe, durante una rueda de prensa el 29 de junio de 2017 en París sobre un informe del Tribunal de Cuentas galo

(afp_tickers)

Francia cumplirá con el objetivo de un déficit público del 3% en 2017, insistió este jueves su primer ministro, Edouard Philippe, tras la publicación de una auditoría del Tribunal de Cuentas, que calcula que la cifra será en realidad del 3,2% del PIB.

"Nos comprometemos a mantener el déficit en el 3% este año: lo haremos sin aumentar impuestos, mediante ahorros" en el gasto público, dijo Philippe.

El alto tribunal que controla las cuentas públicas francesas advirtió en una auditoría horas antes de que "en 2017, si no hay importantes rectificaciones, el déficit público superará en 0,4 puntos de Producto Interior Bruto el objetivo de déficit" para alcanzar un 3,2%, es decir, 8.000 millones más que las previsiones.

El Tribunal de Cuentas pidió esfuerzos "sin precedentes" para respetar los acuerdos con Bruselas.

Francia se comprometió a llevar su déficit público al 2,8% del PIB este año, tras el 3,6% de 2015 y el 3,4% de 2016, con el objetivo de ponerse por debajo del 3% por primera vez en diez años, tal y como exigen los tratados europeos en vigor.

A su llegada al Gobierno, el primer ministro encargó una auditoria de las cuentas para que el nuevo ejecutivo tenga un informe "transparente" a partir del cual poner en marcha políticas de ahorro.

Según el tribunal, las cuentas del anterior Gobierno, del socialista François Hollande, contenían información "poco sincera", lo que resulta en una "subestimación de los gastos del Estado".

Philippe dijo que las estimaciones del Gobierno precedente eran "inaceptables".

Pero el propio Gobierno centrista actualmente en el poder ha admitido en las últimas semanas que hay riesgo de que el déficit público supere el 3% este año.

AFP