Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El río Meremac inunda una llanura a su paso por High Ridge, en Misuri (EEUU), el 30 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Soldados y voluntarios apilaban bolsas de arena el miércoles, en un frenético esfuerzo por detener las aguas que ya inundan varias localidades estadounidenses y que causaron 13 muertos en Misuri (centro).

"Nunca vimos que el agua llegara tan alto", dijo el gobernador del Estado, Jay Nixon, a la cadena CNN. "Estamos luchando contra una inundación generalizada".

El majestuoso río Misisipi superó en 4,2 metros el nivel de inundación en algunas áreas y se pronostica que podría subir otros 2,4 metros antes de estabilizarse el viernes, según el Servicio Meteorológico Nacional (NWS).

"Es absolutamente devastador y rogamos ayuda", dijo Don Smith, alcalde de Rockaway Beach, un pequeño balneario en el sur del Misuri, en el centro del país. "No sé cómo vamos hacer para limpiar todo", añadió el alcalde en CNN. "Los peces nadan en las tiendas de antigüedades de uno de nuestros comerciantes", ilustró.

El agua fangosa invadió las casas y las tiendas de la zona, llegando a veces a la altura de los techos. Centenares de voluntarios forman cadenas humanas para poner sacos de arena en los diques para contener el flujo de unos ríos desbordados.

En unas imágenes de televisión, se observó a socorristas y pobladores desplazándose en canoa entre las viviendas. Un hombre que trató de atravesar con su camioneta un área inundada debió ser rescatado desde el techo de una vivienda.

Una decena de conductores no pudieron ser socorridos, indicó Nixon, llamando a los habitantes a evitar las inundaciones "frías y peligrosas" que invaden en algunas áreas.

El presidente Barack Obama llamó al gobernador desde Hawái, donde se encuentra de vacaciones, para ofrecerle asistencia federal si la necesitaba. "El presidente agradeció al gobernador su liderazgo durante este desafío y expresó sus condolencias de parte de la primera dama y de él mismo por aquellos que perdieron sus vidas", dijo el portavoz de la Casa Blanca Eric Schultz.

- Saint-Louis, amenazado -

Las inundaciones, por el momento, han afectado pequeñas comunidades y zonas rurales. Pero se espera que el río Misisipi alcance o incluso supere sus crecidas récord en las cercanías de la densamente poblada ciudad de Saint-Louis este jueves. El gobernador dijo estar "muy preocupado" por la seguridad de más de 300.000 habitantes de la ciudad a orillas del Misisipi. "No sabemos a dónde llegará el agua", enfatizó.

Las inundaciones comenzaron la semana pasada, después de que las poderosas lluvias vertieran hasta 25 centímetros de agua en algunas partes del Estado.

El gobernador Nixon declaró el estado de emergencia el domingo y solicitó la ayuda de la Guardia Nacional.

El vecino Illinois también se vio duramente afectado. Las tormentas e inundaciones provocaron cinco muertos, declarándose el estado de emergencia en siete condados. "Estamos ahí para ayudar a los socorristas locales a garantizar la seguridad de los habitantes afectados por las inundaciones inusuales en un mes de diciembre", declaró el gobernador de Illinois, Bruce Rauner.

Estados Unidos es presa de una ola de tiempo inclemente que se ha cobrado al menos 49 vidas y afectado a millones de viajeros que intentan volver a sus casas después de las fiestas de Navidad.

Con tornados inusuales para la temporada, inundaciones y gélidas lluvias, el temporal que afecta Estados Unidos desde el miércoles -antes de dirigirse hacia el norte y a Canadá- ha provocado fenómenos meteorológicos intensos, dejando 11 muertos en Texas, 10 en Misisipi y seis más en Tennessee. En el estado de Alabama (sur), también provocó dos fallecidos, mientras que en Arkansas y Georgia, una víctima mortal en cada uno.

AFP