Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Flores en el cristal tiroteado del café parisino La bonne biere el 17 de noviembre de 2015, cuatro días después de los atentados

(afp_tickers)

En un vídeo obtenido por la AFP, cuatro cuerpos yacen frente a un bar de París, segundos después del paso del comando yihadista el viernes pasado por la noche, ante la mirada aterrada, impotente o aparentemente indiferente de los transeúntes.

La escena, un plano secuencia de tres minutos, fue filmada frente al café La bonne bière, uno de los que fueron atacados el 13 de noviembre, junto a la sala de conciertos Bataclan y el Estadio de Francia (al norte de la capital). Los atentados, reivindicados por la organización Estadio Islámico (EI), dejaron 130 muertos y más de 300 heridos.

Un extraño silencio, interrumpido por exclamaciones del cámara, parecieran denotar una ausencia de pánico.

Algunos transeúntes se ven desconcertados, otros fotografían a las personas que yacen en el suelo.

Nadie interviene de verdad, como no sea un hombre que permanece junto a una de las víctimas. Los otros tres cuerpos están esparcidos, solitarios e inertes, entre las mesas y las sillas.

Una mujer y su hija que pasaban en motocicleta expresan su extrañeza ante esta escena de guerra en pleno París. Se escucha: "¡No es posible!", "¡es una masacre!". Una quinta víctima, desplomada en tierra frente a una lavandería vecina, aparece también brevemente en la imagen, rodeada de transeúntes impotentes y nerviosos.

Después de un minuto y 15 segundos, un policía de civil llega a pie y comienza a alejar a los curiosos.

Ninguna de las víctimas es identificable. Una de ellas se mueve levemente y luego queda inmóvil. "No se sabe si la gente está muerta", dijo a la AFP el autor de las imágenes, "conmocionado" por esta "escena de guerra" en el barrio parisino donde creció.

La secuencia fue filmada "veinte segundos" después del paso del automóvil del comando, según este exfotógrafo, dueño de una galería cercana. Tras "cuarenta segundos" de disparos "interminables", tuvo el reflejo de salir a ver lo que pasaba, cámara en mano. "Pensé que era un ajuste de cuentas, pero había muertos por todas partes" (...); "demasiada, para ser un ajuste de cuentas".

Recuerda también haber visto a otro hombre muerto en un vehículo que pasaba por la calle de Faubourg du Temple, que no aparece en la imagen.

"Era atroz. Hace mucho tiempo que ya no hago fotografía periodística y por eso no utilicé la cámara fotográfica, que dejé colgada de mi hombro sin usar. Estaba aterrorizado", relata.

"Se veía cruzar luego patrulleros y ambulancias, pero no se detenían, aunque se les hiciera señales" para que se detuvieran. "Iban directamente a Le carillon", otro de los bares atacados. Según el cámara, los servicios de socorro terminaron por llegar "cuatro o cinco minutos después".

AFP