Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un manifestante acaricia la bandera de Brasil durante una protesta el 7 de septiembre de 2016 en Brasilia

(afp_tickers)

Brasil cerró 2016 con un déficit de cuenta corriente de 23.500 millones de dólares, equivalente al 1,30% de su PIB, con una clara mejora respecto al rojo de 59.000 millones de dólares (3,28% del PIB) de 2015, informó el martes el Banco Central (BCB).

La mejoría se debe principalmente al fuerte superávit comercial (de 45.037 millones de dólares, frente a 17.670 millones en 2015), posibilitado por el derrumbe de las importaciones (de más de 172.000 millones de dólares en 2015 a 139.000 millones en 2016) en un marco de recesión económica, señalaron analistas.

El resultado de cuenta corriente es el mejor desde 2007, cuando las cuentas externas de la potencia sudamericana habían registrado su último ejercicio anual excedentario (0,03% de su Producto Interno Bruto).

En diciembre, el déficit de transacciones corrientes fue de 5.881 millones de dólares, mayor que los 4.266 millones proyectados por los analistas consultados por la agencia Gradual Investimentos.

El resultado de cuenta corriente -uno de los principales indicadores de solvencia de un país- incluye la balanza comercial, los servicios (entre ellos el turismo) y las transferencias de dividendos empresariales y de remesas de emigrantes.

Las Inversiones Extranjeras Directas (IED) se elevaron en 2016 a 78.929 millones de dólares (4,36% del PIB), frente a 74.475 millones en 2015.

El resultado supera las expectativas de los analistas y del propio Banco Central, que preveía para el año pasado unas IED de 70.000 millones de dólares.

La sorpresa se dio en diciembre, con IED por un total de 15.409 millones de dólares, muy por encima de la estimativa de los analistas, de 6.725 millones.

Esa cifra incluye 8.800 millones de introducciones en participación de capital y 6.600 millones de créditos concedidos por casas matrices a sus filiales brasileñas.

"Es un número importante, que demuestra que en Brasil existen buenas oportunidades, debido a las bajas tasas de interés en el exterior y a las medidas de austeridad" impulsadas por el gobierno conservador de Michel Temer, dijo a la AFP Alex Agostini, economista jefe de la consultora Austin Rating.

El analista prevé para 2017 un déficit de cuenta corriente de 16.200 millones de dólares (0,9% del PIB). La última estimativa del Banco Central era de un ejercicio anual deficitario de 28.000 millones de dólares (1,43% del PIB).

La última estimativa del mercado, publicada en el informe semanal Focus del BCB, prevé por otro lado que las IED lleguen en 2017 a 71.460 millones de dólares.

AFP