Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) asisten al funeral de ocho camaradas muertos en la ofensiva contra Manbij, el viernes 24 de junio en la ciudad kurda de Kobane, al norte de Siria

(afp_tickers)

La alianza de combatientes árabes y kurdos, con el respaldo de los aviones de la coalición liderada por Estados Unidos, progresaba este sábado hacia el centro de Manbij, feudo del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el norte de Siria.

También en el norte del país, las fuerzas del régimen del presidente Bashar al Asad, apoyadas por la aviación rusa, intentaban cortar la principal carretera de suministro de los grupos rebeldes de Alepo.

Los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que accedieron el jueves al suroeste de Manbij tras tres semanas de ofensiva, tomaron el control de "la rotonda de los molinos", en el sur, lo que les acerca al centro de la ciudad, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Hubo combates callejeros entre las FDS y los yihadistas del EI hasta el sábado al alba, afirmó el OSDH, que dispone de una red de activistas y fuentes médicas en el país.

Las Brigadas de los Revolucionarios de Raqa, uno de los componentes árabes de las FDS, confirmaron en Twitter la toma de los silos y el avance de sus combatientes.

- Ataques aéreos en Alepo -

Según el director de OSDH, Rami Abdel Rahman, también se libraban combates en los barrios del norte, pero por el momento los combatientes kurdos y árabes no consiguieron abrirse paso por ese lado.

Según esta oenegé, al menos 89 miembros de las FDS y 463 yihadistas del EI han muerto desde el inicio de la ofensiva, el 31 de mayo.

Manbij, una ciudad de la provincia de Alepo, está en manos de los yihadistas desde 2014.

Tras un asedio de unas dos semanas, las FDS consiguieron entrar el jueves en Manbij a pesar de una encarnizada resistencia del EI, que utiliza combatientes suicidas y coches bomba para frenar el avance de las tropas.

Antes del asedio, los yihadistas usaban Manbij para hacer llegar provisiones desde la frontera turca hasta Raqa, su capital de facto en Siria, más al este.

Intensos bombardeos de la coalición liderada por Estados Unidos apoyaban este asalto terrestre.

Igualmente en la provincia de Alepo, aviones sirios y rusos atacaban el sábado la ciudad de Alepo para respaldar la operación terrestre de las fuerzas del régimen con tal de cerrar la carretera de abastecimiento que une los barrios rebeldes de esta ciudad con la vecina Turquía.

Los ataques aéreos se centran en la "carretera de Castello", al norte de la ciudad, dividida desde julio de 2012 entre barrios gubernamentales (oeste) y rebeldes (este), según el OSDH.

La defensa civil informó de la muerte de una mujer y de un niño en el barrio de Al Maysar (este). El OSDH no tenía un balance de los ataques.

- Un periodista muerto -

"Los aviones rusos apoyan la ofensiva terrestre del régimen en los barrios del norte y en los barrios del noroeste de la ciudad, y los aparatos sirios bombardean la parte este de la ciudad", explicó a la AFP Rami Abdel Rahman.

Los rebeldes y los grupos islamistas rodean, en la periferia oeste de Alepo, los barrios gubernamentales, mientras que las fuerzas de Bashar Al Asad intentan cercar totalmente los barrios rebeldes del este.

"Estos dos últimos días, mis tres hijos y yo no hemos podido dormir por culpa de las explosiones, las más fuertes que hemos oído hasta ahora", afirmó Abu Ahmad, de 38 años, propietario de un pequeño supermercado en el este de la ciudad.

En el este del país, en la provincia de Deir Ezor, controlada por los yihadistas, bombardeos aéreos rusos y del régimen sirio mataron a al menos 47 personas, la mayoría civiles, en la ciudad de Al Quriyah, informó el OSDH.

"Tres ataques de la aviación rusa contra la localidad de Al Quriyah, al sureste de la ciudad de Deir Ezor, mataron a 31 civiles", indicó esta oenegé. Se desconoce si las otras 16 personas era civiles o combatientes del EI.

Por otra parte, un militante y fotógrafo sirio, Jaled al Isa, herido de gravedad en la explosión de una bomba en Alepo la semana pasada, murió el viernes por la noche en un hospital en el sur de Turquía, según las páginas Facebook de amigos militantes.

El ataque, donde otro periodista también resultó herido, Hadi al Abdalá, fue atribuido al Frente Al Nosra, rama siria de Al Qaida, según sus amigos militantes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP