Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una partidaria del presidente electo de Gambia, Adama Barrow, habla por teléfono delante de la embajada en Dakar el 19 de enero de 2017

(afp_tickers)

Las fuerzas africanas que entraron a Gambia para obligar al presidente Yahya Jammeh a ceder el poder al mandatario electo Adama Barrow le dieron un ultiumátum este viernes al suspender por unas horas sus operaciones a la espera de una mediación de Guinea.

La mediación será intentada el viernes hasta el mediodía (hora local y GMT) en Banjul por el presidente de Guinea, Alpha Condé, declaró Marcel Alain de Souza, presidente de la Comisión de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) que despelgó las tropas.

"Si al mediodía no acepta irse de Gambia acompañado por el presidente Condé, entonces las tropas pasarán a la operación militar propiamente dicha", advirtió el vocero.

La intervención militar, protagonizada por Senegal y otras cuatro naciones vecinas, se produjo como parte de una operación internacional para devolver la legalidad al pequeño país de dos millones de habitantes liderado por Jammeh desde 1994.

El Consejo de Seguridad de la ONU respaldó mediante una votación unánime la intervención africana occidental. Aviones nigerianos habían sobrevolado previamente la capital gambiana en señal de advertencia al régimen.

El presidente electo Barrow, de 51 años, juró el cargo en la embajada de su país en Dakar.

- Perdiendo respaldo -

El presidente saliente Jammeh logró el apoyo del parlamento para sus medidas de excepción, pero en los últimos días vio como lo abandonaban su vicepresidenta y varios ministros.

Barrow pidió solemnemente al Estado Mayor gambiano que "demuestren su lealtad sin demora", al jurar su cargo.

El miércoles por la noche, el jefe del ejército gambiano, el general Ousman Badjie, había declarado a extranjeros en un sector turístico cerca de Banjul que sus hombres no lucharían si las tropas oesteafricanas entran en el país.

"Esta es una disputa política", afirmó, "no voy a implicar a mis soldados en un combate estúpido".

"Por fin llegó la libertad. La tiranía ha sido enterrada y la democracia restaurada" explicaba un simpatizante de Barrow, Lamin Sanyang, en las calles de Banjul.

Yahya Jammed cambió de parecer sobre la victoria de su rival una semana después de las elecciones y aseguró que había habido irregularidades en la votación. Presentó un recurso y aseguró que no iba a abandonar el poder hasta que la justicia no se pronunciara al respecto.

- Intervención de los vecinos -

Al caer la noche la presencia militar era mínima, y sol soldados en la capital las afueras no impidieron la explosión de alegría de los manifestantes.

Además de las tropas de Senegal, cuyas fronteras terrestres rodean completamente a Gambia, también entraron en territorio gambiano soldados de Ghana, Nigeria, Togo y Mali.

Los países vecinos, agrupados en la CEDEAO intentaron en varias ocasiones mediar para desbloquear la situación.

El secretario General de la ONU Antonio Guterres llamó por teléfono al nuevo presidente de Gambia para expresarle su total apoyo.

Guterres le expresó "al presidente Barrow su total apoyo por su determinación, y por la histórica decisión de CEDEAO, con el respaldo unánime del Consejo de Seguridad" explicó un portavoz.

Miles de refugiados han huido de Gambia en los últimos 10 días a causa de la escalada de la tensión.

AFP