La policía iraquí disparó el viernes contra decenas de manifestantes en el centro de Bagdad, en el cuarto día consecutivo de protestas que ya han dejado un saldo de 33 muertos en todo el país, informaron periodistas de la AFP.

Las fuerzas de seguridad dispararon directamente contra las personas, no al aire, según periodistas testigos. No hay por ahora un balance oficial de víctimas. Los iraquíes están protestando contra la corrupción de las autoridades y piden más empleo para los jóvenes.

Además de los 33 muertos, centenares de personas han resultado heridas, según fuentes oficiales.

El viernes por la mañana, una buena parte del país no tenía acceso a internet.

El primer ministro, Adel Abdel Mahdi, defendió en las últimas horas a su gobierno y consideró que esta crisis "amenaza con destruir todo el Estado".

Hecho inédito en Irak, el movimiento nació en las redes sociales y no está impulsado por ningún líder religioso o partido político.

Pero los iraquíes esperaban este viernes el sermón del gran ayatolá Alí Sistani, la autoridad religiosa más importante para la mayoría de los chiitas de Irak, que también ejerce una importante influencia política.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes