Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las fuerzas del Gobierno iraquí permanecen junto a sus vehículos mientras mantienen posición el 21 de junio de 2016 en el suroeste de la ciudad de Faluya, cerca de Amiriyiah Al-Faluya

(afp_tickers)

Las fuerzas iraquíes reconquistaron casi en su totalidad Faluya, donde el grupo Estado Islámico (EI) ya sólo resiste en dos barrios del norte, mientras miles de civiles desplazados se hacinaban este miércoles en los abarrotados campamentos a las afueras de la ciudad.

"El norte y el centro de Faluya fueron desocupados casi en su totalidad de [combatientes de] Dáesh [acrónimo en árabe del EI]", informó a la AFP el general Abdulwahab al Saadi. "Sólo quedan combatientes del EI en los barrios de Al Mualemin y Al Jolan en el norte". "En Al Jolan, opusieron cierta resistencia pero estamos frenándolos y hemos matado a un buen número" de ellos, añadió.

Las fuerzas de élite antiterroristas, la policía federal y otras unidades militares se encuentran al frente de la ofensiva lanzada el 23 de mayo para recuperar Faluya, en manos de los yihadistas desde enero de 2014.

El primer ministro Haider al Abadi afirmó la semana pasada que recuperaron prácticamente este bastión yihadista situado a unos 50 km al oeste de Bagdad. Las tres cuartas partes de la ciudad están bajo su control, según Al Saadi y otros comandantes.

Christopher Garver, el portavoz de la coalición internacional liderada por EEUU, dijo sin embargo el martes que sólo se habían expulsado a los yihadistas de un tercio de la ciudad.

En 2004, las tropas estadounidenses que habían derrocado al dictador Sadam Husein sufrieron en Faluya algunos de sus peores reveses desde la guerra de Vietnam.

Desde hace dos años, las fuerzas iraquíes recuperan terreno y pretenden ahora reconquistar también Mosul (norte), segunda ciudad del país y el otro gran feudo de los yihadistas en Irak.

- 'Falta importante de financiación' -

Decenas de miles de civiles, que han estado sobreviviendo dentro de la asediada Faluya bajo control del EI, huían de sus casas y se agolpaban en los campos de refugiados vecinos.

Las organizaciones humanitarias no podían hacer frente al inmenso flujo de familias y admitieron que su respuesta fue insuficiente.

"Tenemos que admitir que la comunidad humanitaria también falló a la gente iraquí", dijo Nasr Muflahi, el director para Irak del Consejo Noruego para los Refugiados (CNR), una de las organizaciones que aporta ayuda a la desplazados en la zona de Faluya.

"Hay una falta importante de financiación, pero eso no justifica que no haya más organismos humanitarios ayudando a la gente de Faluya", agregó.

Como muchos de los campamentos ya estaban por encima de sus capacidades, otros campos se han ido instalando para las nuevas familias que van llegando. Pero a menudo, en estos nuevos asentamientos, no disponen de ningún lugar para dormir, ni nada para comer ni beber.

En un campamento en Jaldiya, a orillas del lago Habaniya al oeste de Faluya, Intija Mohamed y sus tres hijos compartían dos colchones con otras 10 personas. "No tenemos nada aquí, sólo la ropa que llevamos. Mi hijo de cuatro meses está enfermo. No tengo suficiente leche para él y no hay leche en polvo en el campamento", se lamentó.

El pequeño Ziad yacía dormido sobre un trozo de lona, con un biberón en la boca, mientras ráfagas de un viento abrasador llenaban de polvo la tienda.

Más de 80.000 personas han tenido que huir desde el inicio de la ofensiva contra Faluya, a mediados de mayo. En total, más de 3,3 millones de iraquíes dejaron sus casas desde el inicio del conflicto en 2014.

Casi la mitad de ellos son de la vasta provincia de Al Anbar, en el centro del autoproclamado "califato" del EI, a caballo entre Siria e Irak.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP