Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Combatientes 'peshmergas', kurdos iraquíes, y de la minoría yasidí, objeto de una brutal campaña en contra del grupo yihadista Estado Islámico (EI), en Sinjar, localidad iraquí de la provincia de Nínive, tras liberarla del EI, el 13 de noviembre 2015

(afp_tickers)

Las fuerzas kurdas iraquíes anunciaron este viernes la toma de Sinjar, una ciudad del norte de Irak controlada desde hace un año por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), tras una ofensiva respaldada por bombardeos de la coalición internacional liderada por Washington.

Sinjar, situada cerca de la frontera siria, es una localidad clave para los yihadistas porque bordea una carretera utilizada por el EI para hacer circular hombres y material entre sus bastiones de Mosul en el norte de Irak y Raqa en Siria.

"Estoy aquí para anunciar la liberación de Sinjar", declaró el presidente del gobierno de la región autónoma del Kurdistán iraquí, Masud Barzani.

Este viernes por la mañana, centenares de peshmergas (combatientes kurdos iraquíes) entraron en Sinjar a pie, desde el norte, constató un periodista de AFP.

Llevaban banderas del Kurdistán y disparaban al aire gritando: "¡Larga vida a los peshmergas! ¡Larga vida al Kurdistán!.

El paisaje de la ciudad era desolador, con numerosas casas, tiendas y coches destruidos. En los muros de algunas viviendas se leían pintadas de los yihadistas del EI.

Horas después, un responsable local, Mahma Jalil, dijo a AFP que la situación era estable en Sinjar.

- 'Una etapa crucial' -

"Sinjar fue liberada con la sangre de los peshmergas y ahora forma parte del Kurdistán", agregó Barzani en unas declaraciones que podrían levantar ampollas en el Gobierno central de Bagdad.

Las fuerzas kurdas aprovecharon la huida de las tropas iraquíes ante la ofensiva del EI, en junio de 2014, para tomar algunas zonas del país que reivindicaban como suyas.

Miles de peshmergas habían lanzado su ofensiva el jueves con la ayuda de combatientes de la minoría yazidí, de lengua kurda, y de la coalición internacional.

Los aviones llevaron a cabo más de 250 bombardeos, detalló el coronel Steve Warren, portavoz de las operaciones internacionales contra el EI, en rueda de prensa.

"Calculamos que hemos matado a más de 200 combatientes enemigos en los últimos días", precisó.

- También en Siria -

También los kurdos sirios, en alianza con milicias árabes, reivindicaron un victoria contra el EI, con la conquista de la aldea estratégica de Al Hol. "Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) tomaron el jueves el control de la aldea de Al Hol, sobre la ruta de aprovisionamiento de armas y material del EI desde Irak", dijo a AFP el coronel Talal Ali Sello, portavoz de las FDS.

Las FDS, creadas en octubre con el respaldo de Estados Unidos, agrupan a las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), la principal milicia de los kurdos de Siria, a la organización Burkan al Furat ('El Volcán del Éufrates'), mayoritariamente árabe, y a tribus árabes y de cristianos siríacos.

La conquista de Sinjar es un revés para el EI en el plano estratégico, y también una victoria importante contra los yihadistas que en agosto de 2014 cometieron atrocidades contra su población yazidí.

"Tomando Sinjar, podremos cortar la línea de comunicación (entre Mosul y Siria) lo que, creemos, afectará a la capacidad de aprovisionamiento" del EI, declaró el coronel estadounidense Steve Warren, portavoz de la coalición, que lo describe como "una primera etapa crucial en la eventual liberación de Mosul".

- Kamikazes y francotiradores -

El comandante peshmerga Jalaf Murad Atto aseguró que todavía quedaban kamikazes del EI en Sinjar. Un combatiente yazidí, Rasho Murad, indicó por su parte que los francotiradores y las bombas seguían representando un peligro en la ciudad.

Un oficial de la inteligencia militar estadounidense, el capitán Chance McCraw, estimó en Bagdad que los peshmergas se enfrentarán a 300 o 400 yihadistas.

Una vez en el interior de la ciudad, las fuerzas kurdas tienen que desactivar los explosivos que suele colocar el EI para impedir la entrada de sus enemigos.

El EI, que en 2014 se apoderó de territorios al norte y al oeste de Bagdad, también se encuentra actualmente bajo presión en Siria, donde Rusia lanzó ataques aéreos en apoyo al régimen del presidente Bashar al Asad.

La operación "paraliza al enemigo" que debe "tomar ahora decisiones muy difíciles" sobre los frentes que debe reforzar, estimó Steve Warren.

En su ofensiva de 2014 contra Sinjar, el EI ejecutó a muchos yazidíes. Cientos de mujeres de esta comunidad fueron vendidas a los yihadistas o convertidas en esclavas sexuales, según Amnistía Internacional (AI). La ONU denunció un "intento de genocidio".

Decenas de miles de yazidíes se habían refugiado en las montañas de Sinjar, donde pasaron semanas sin agua ni comida, bajo un sol abrasador.

AFP