Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El expresidente de Perú Alberto Fujimori, en la lectura de los cargos demalversación de fondos públicos y uso de los mismos para manipular los medios de comunicación, el 8 de enerod e 2015 en una base de la policía en Lima

(afp_tickers)

El expresidente del Perú Alberto Fujimori (1990-2000), preso por crímenes de corrupción y contra los derechos humanos, envió una carta a su hija, Keiko Fujimori, favorita para las presidenciales de 2016, y otra de reclamación al mandatario Ollanta Humala.

En la primera comunicación, Fujimori pide que en la lista para el Congreso que prepara la agrupación de su hija, Fuerza Popular, se mantenga a cuatro de sus principales escuderos, actualmente parlamentarios, quienes lo acompañaron desde los inicios de su Gobierno. Ello, en clara alusión a la decisión de su hija, Keiko, de someter a evaluación a los actuales legisladores para armar la lista con miras a los comicios del 10 de abril de 2016.

"Los verdaderos evaluadores son los electores quienes, a través del voto preferencial, calificarán sus méritos y definirán su permanencia", escribió Fujimori, según la carta que fue publicada por distintos medios de prensa el viernes.

Desde una prisión al este de Lima, Fujimori también envió una carta al presidente Ollanta Humala, en donde le reclama por haberlo ofendido. En momentos en que la hija de Fujimori lidera los sondeos presidenciales con un 33%, Humala recientemente llamó al exgobernante "corrupto" y "ladrón de marca mayor" y recordó que no estaba preso por "pasarse una luz roja".

A través de la misiva, entregada en Palacio de Gobierno por su abogado, Fujimori pide que se le permita ejercer su derecho a réplica "frente a las agraviantes imputaciones expresadas" por Humala.

Fujimori, quien tiene también nacionalidad japonesa, renunció a la presidencia peruana en noviembre de 2000, enviando un fax desde Tokio, donde cumplía una escala técnica en un vuelo de retorno desde Brunei. Un escándalo de corrupción lo derrumbó. Había sido elegido tres veces presidente, pero no pudo culminar su tercer mandato.

Tras vivir en Japón, viajó a Chile, donde fue detenido y extraditado a Perú. Fue condenado en abril de 2009 como autor mediato de una matanza de 25 personas perpetrada por un escuadrón de la muerte del ejército peruano contra presuntos simpatizantes de Sendero Luminoso el 3 de noviembre de 1991. Un juicio reveló que ninguna víctima era miembro de esa organización.

Fujimori, hoy de 77 años, deberá permanecer en prisión al menos hasta el año 2032, lo que él ha considerado como una condena a muerte en vida, debido a su edad. Fujimori padece de hipertensión y ha sido operado cinco veces en la cavidad bucal por una recurrente lesión cancerígena en la lengua que sufre desde finales de la década de 1990.

AFP