El español Josep Borrell abogó este lunes, como próximo jefe de la diplomacia europea, por centrarse en los vecinos del bloque, como los Balcanes o Rusia, en una audición ante la Eurocámara que le obligó también a explicar sus acciones empresariales.

"Los Balcanes y la frontera del Este de Europa deben ser las grandes prioridades de nuestra política exterior, ya que no seremos creíbles en nuestra ambición de ser un actor geopolítico, si no somos capaces de resolver los problemas de nuestra vecindad inmediata", defendió Borrell.

El actual canciller español, de 72 años, fue designado en julio por los mandatarios europeos como sucesor de la italiana Federica Mogherini al frente de la diplomacia comunitaria a partir del 1 de noviembre, para lo que debe obtener el visto bueno de la comisión de Asuntos Exteriores.

Durante casi 3 horas de audición, Borrell, que portaba un pin con la bandera de la UE, abogó por "reiniciar" las relaciones con Estados Unidos, por aumentar la cooperación con América Latina y África y pidió "reciprocidad" a China en comercio, inversión y conectividad.

Y, como se esperaba de una Eurocámara que se ve adalid de la integridad, los eurodiputados sacaron a relucir la sanción de 30.000 euros que las autoridades españolas le impusieron en 2018 por uso de información privilegiada o su abundante cartera de acciones.

"¿Cree usted que alguien que tiene información privilegiada se limita a utilizarla para vender sólo el 7% de su cartera y asumir perder el 93% restante?", respondió Borrell, que hasta ese momento había mantenido la calma, sobre el caso Abengoa, rechazando las acusaciones.

Sobre su casi medio millón de euros en acciones en varias empresas como la farmacéutica Bayer o banco BBVA, que para la Eurocámara no suponen un conflicto de intereses, el español se dijo dispuesto a vender "mañana" sus 11.000 euros en la eléctrica Iberdrola, si genera inquietud.

La audiencia, interrumpida en alguna ocasión por los aplausos de los diputados, parece haber confirmado a Borrell en el puesto, a la espera de la decisión prevista en la mañana del martes, y alejado un nuevo escollo para la Comisión de la futura presidenta, Ursula von der Leyen.

La primera semana de exámenes se saldó con la caída de los candidatos a comisario de Rumanía y Hungría, por eventuales conflictos de intereses, y el cuestionamiento de los aspirantes de Polonia, Francia y Suecia, que no acabaron de convencer a los eurodiputados.

- Primera visita a Kosovo -

Borrell, varias veces ministro en gobiernos del PSOE en España desde 1991 y presidente de la Eurocámara de 2004 a 2007, hizo gala de su larga trayectoria política durante la audiencia, en la que habló en inglés, francés, español e italiano, respondiendo a las preguntas más comprometidas, como sobre Kosovo.

La eurodiputada del Partido Popular Europeo (PPE, derecha), Sandra Kalniete, lo cuestionó sobre la credibilidad de la UE en los Balcanes, máxime cuando España es uno de los cinco países europeos que no reconoce la independencia unilateral de Kosovo de Serbia en 2008.

"Mi primera visita será a Pristina", anunció el candidato a Alto Representante, quitando hierro a la inquietud de Kalniete al asegurar que "el reconocimiento de Kosovo es competencia de los Estados miembros" y abogando por trabajar "duro" en un acuerdo entre Pristina y Belgrado.

El español también abogó por "mantener las sanciones a Rusia", adoptadas por la UE desde la anexión por Moscú en 2014 de la entonces península ucraniana de Crimea, "mientras no cambie de actitud", y por reforzar las capacidades de defensa europeas.

Sobre Venezuela, una de las principales crisis políticas en el mundo cuya resolución la UE convirtió en prioridad en los últimos años, el todavía canciller de España reafirmó la posición del bloque, contraria a aplicar sanciones contra sectores económicos que dañen a la población.

"Sanciones individuales sí", "pero francamente estoy en contra de que se apliquen sanciones que golpeen todavía más duramente a un pueblo que se encuentra ya al borde de la extenuación y de la miseria", dijo Borrell, que defendió el deshielo con Cuba frente a una política de aislamiento.

El nuevo ejecutivo comunitario asumirá sus funciones el 1 de noviembre, un día después del Brexit, siempre y cuando consiga el voto mayoritario de la Eurocámara el próximo 23 de octubre.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes