Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El coordinador palestino de la ONG World Vision habla a la prensa el 16 de agosto de 2016 en Beit Lahia, en el norte de la Franja de Gaza

(afp_tickers)

Israel acusa a su empresa de haber ayudado a desviar millones de dólares en beneficio de los islamistas de Hamas, en el poder en Gaza, pero el hombre de negocios palestino Saqer Alatar afirma que apenas conoce al cooperante objeto de la polémica.

"Sólo conozco su aspecto. Es posible que le haya dicho hola alguna mañana", afirma Alatar en su oficina de Gaza. "Ni siquiera tengo su número en mi teléfono", afirma.

El empleado en cuestión se llama Mohamed Halabi, jefe de la oficina de Gaza para la organización caritativa cristiana World Vision.

Israel le acusa de haber malversado para Hamas, al que considera una organización terrorista, varios millones de ayuda de la ONG.

Israel, que impone un bloqueo estricto en la Franja de Gaza, anunció la detención de Halabi en agosto, afirmando que había desviado 7,2 millones de dólares (6,4 millones de euros) anuales.

Esta incriminación no figura en cambio en el acta de acusación.

Esta ausencia y la celebración a puerta cerrada del juicio hacen que algunos de los cooperantes en Gaza que conocen a Halabi y con los que habló la AFP crean que las acusaciones no se sustentan en nada.

La abogada de Halabi afirma que podría ser encarcelada si habla con la prensa de los cargos retenidos en contra de su cliente.

- 'Héroe humanitario' -

"Las pruebas se presentan y evalúan ante el tribunal, no ante los medios de comunicación", declaró a la AFP el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí, Emmanuel Nahshon.

Israel estima que el caso de Halabi, y otro en el que está involucrado un cooperante de la ONU en Gaza, demuestran que Hamas se aprovecha sistemáticamente de los programas de ayuda.

Halabi, de una familia gazatí muy conocida, formó parte en 2014 de una campaña de la ONU sobre los "héroes humanitarios".

Viajó por el mundo para World Vision y su inglés es casi perfecto.

World Vision ha expresado dudas sobre las acusaciones israelíes y afirma poseer dispositivos de control eficaces.

La ONG recurrió a un investigador externo después de que uno de sus contables, despedido en 2015, acusara a Halabi de tener vínculos con Hamas, afirma una fuente de World Vision. La investigación no reveló nada condenable, dijo.

La familia de Halabi estima que el contable, que se fue del enclave palestino, es ahora un testigo de cargo contra él.

Según el presidente de World Vision, Kevin Jenkins, es "muy difícil" que las acusaciones vertidas sean factibles.

Cualquier pago de más de 80 dólares (71 euros) necesita dos firmas y toda suma superior a 15.000 dólares (13.400 euros) debe pasar por la oficina de Jerusalén, explica.

El Gobierno alemán y el australiano efectuaron evaluaciones externas, en calidad de donantes, y no llegaron a la conclusión de que hubiera habido malversaciones.

Según World Vision, sus proyectos permitieron el año pasado ayudar a 40.000 niños de Gaza.

Una de las principales acusaciones de Israel es la presunta sobrefacturación de trabajos de empresas palestinas para World Vision, como la compañía agrícola de Saqer Alatar.

La diferencia entre el coste ficticio y el real iba a parar a Hamas por intermediación de Halabi, según Tel Aviv.

En su oficina del norte de la Franja de Gaza, Alatar enciende un cigarrillo. Estas acusaciones carecen de sentido porque él negocia directamente con la oficina de Jerusalén, no con la de Gaza, asegura a la AFP.

"De todas las organizaciones internacionales en Gaza, World Vision es quizá con la que menos he trabajado", añade Saqer Alatar, quien no ha sido inculpado.

Israel también acusa a Halabi de haber reclutado a un empleado de la ONG Save The Children para unirse a Hamas.

Amigos de este empleado lo ven poco plausible, habida cuenta de que la hermana, la cuñada y otros tres familiares suyos murieron en 2009 en un ataque de Hamas contra una mezquita salafista, por lo que el trabajador de Save The Children es hostil a la organización.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP