Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros del ejército británico asisten a los servicios de emergencia en una calle inundada en Carlisle, norte de Inglaterra, el 6 de diciembre de 2015.

(afp_tickers)

Gran Bretaña desplegó personal del ejército, botes salvavidas y un helicóptero militar el domingo para socorrer a personas atrapadas por las inundaciones que afectan el noroeste del país tras el paso de la tormenta Desmond.

Miles de hogares y comercios se vieron afectados por fuertes lluvias y vientos que barren Reino Unido desde el sábado, con un saldo de un muerto en Londres.

En algunas localidades del noroeste de Inglaterra, el agua alcanzaba más de un metro y medio de altura.

"Los pensamientos de todo el país están con la gente en Cumbria y el noroeste que han sufrido tan terriblemente las tormentas devastadoras este fin de semana", dijo el primer ministro David Cameron en un comunicado.

"El gobierno está haciendo todo lo posible para ayudar a los afectados y evitar más daños", añadió.

Cerca de 60.00 hogares, principalmente en la región de Lancaster, estaban sin electricidad y los cortes "podrían durar varios días", según la empresa Electricity North West.

El domingo por la tarde el portal de la Agencia de medioambiente de Reino Unido todavía emitía advertencias de inundaciones en más de 130 áreas, sobre todo en el noroeste, incluyendo 46 advertencias de inundaciones "graves".

Cameron convocó una reunión de emergencia del comité COBRA el lunes para coordinar una respuesta a la crisis.

El sábado, un hombre de 90 años murió cerca de una estación de metro en el norte de Londres cuando las fuertes ráfagas de viento lo empujaron contra un autobús que estaba circulando.

AFP