Navigation

GM, Toyota y Chrysler respaldan a Trump para frenar regulación de emisiones en California

California ha fijado estándares de emisiones más estrictos afp_tickers
Este contenido fue publicado el 29 octubre 2019 - 13:26
(AFP)

Los grandes fabricantes de automóviles General Motors, Toyota y Fiat Chrysler respaldaron los esfuerzos del presidente estadounidense, Donald Trump, para prohibir que California mantenga sus propios y más estrictos estándares en materia de emisiones contaminantes de vehículos.

El anuncio es el último episodio en una batalla de meses por el tema de las emisiones vehiculares entre la Casa Blanca y ese estado de la costa oeste de Estados Unidos, cuyos líderes demócratas han hecho de la lucha contra el cambio climático una prioridad.

California, que tiene algunas de las ciudades más contaminadas en el país, ha implementando estándares de emisiones más estrictos para mejorar la calidad del aire y convertirse en un modelo de tecnología verde.

Pero Washington quitó al estado su derecho de décadas de establecer sus propias regulaciones de contaminación de automóviles en septiembre, argumentando que sus normas deprimieron el mercado y mantuvieron vehículos menos seguros y más antiguos de las carreteras.

California respondió con una acción legal contra la administración de Trump por bloquear su jugada, junto con dos decenas de estados.

Los tres fabricantes de automóviles anunciaron el lunes que apoyarían a Washington.

"Con nuestra industria enfrentando la posibilidad de estándares múltiples, superpuestos e inconsistentes, que subirán los costos y penalizarán a los consumidores, tenemos la obligación de intervenir", dijo John Bozzella, portavoz de una coalición que representa a las empresas.

La medida expone una división en la industria, poniendo al trío de fabricantes en desacuerdo con otras compañías líderes que han respaldado las regulaciones de California.

El estado llegó en julio a un acuerdo con otros cuatro fabricantes de automóviles para producir más vehículos eficientes para el mercado estadounidense. Los fabricantes se comprometieron a hacerlo para 2025.

Pero la Casa Blanca se enfureció con el acuerdo, dando instrucciones al Departamento de Justicia para que iniciara una investigación antimonopolio contra Ford, Volkswagen, Honda y BMW.

En ese momento, Trump convocó a otros fabricantes de automóviles a la Casa Blanca para evitar acuerdos similares.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.