Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vehículos de la marca Opel listos para su distribución desde la planta de Vauxhall, en el puerto de Ellesmere, en Cheshire, noroeste de Inglaterra, el 6 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Al ceder Opel a PSA, General Motors (GM) deja Europa tras un rotundo fracaso comercial y buscará centrarse en mercados más rentables como China y Estados Unidos e invertir en vehículos autónomos.

GM, mayor fabricante estadounidense de autos, anunció este lunes la venta en 1.365 millones de dólares de su filial europea Opel/Vauxhall al grupo francés PSA, dueño de marcas Peugeot y Citroen.

La venta es el epílogo de 16 años consecutivos de pérdidas en Europa que totalizan 15.000 millones de dólares.

El negocio hará que GM ceda a la alianza Renault-Nissan/Mitsubishi el tercer lugar en la clasificación mundial de fabricantes. Sin embargo, reforzará su caja con al menos 1.400 millones de dólares anual, calculan analistas.

"GM prefirió la rentabilidad al tamaño", dijo Jairam Nathan, analista de Daiwa Capital Markets mientras que Maryann Keller, de la firma MK&A, consideró que el negocio es una muestra de "pragmatismo" y "sentido común".

"En momentos en que la industria del automóvil se enfoca en coches autónomos, el epicentro del liderazgo tecnológico está en Estados Unidos" y no en Europa, dijo.

GM sufrió en Europa por una estrategia centrada en la comercialización de autos pequeños con magros márgenes de ganancia. La empresa se pasó haciendo reestructuraciones permanentes y costosas debido a que las normas laborales europeas son más rígidas en Europa que en Estados Unidos.

- Fuerte crecimiento -

A la cabeza de las operaciones de GM desde 2014, Mary Barra confirmó la opción de invertir principalmente en mercados rentables renunciando así a la tradición de la empresas de estar presente en todos los continentes para ser considerada importante.

Ese cambio de rumbo comenzó en 2015 cuando GM paró de producir en Tailandia e Indonesia y se fue de Rusia.

Dejar Europa sugiere que GM apuntará exclusivamente a invertir en América del Norte, que concentra la mayoría de sus ingresos, y en China, en donde vende más autos y crece rápidamente.

China, convertida en el primer mercado mundial del automóvil con 28 millones vendidos en 2016, tiene suficiente potencial como para compensar las ventas perdidas en Europa.

En 2016, Buick, primera marca de GM en China, y Wuling (fabricado en alianza con una firma china) vendieron el doble de automóviles que Opel/Vaixhall. Las ventas totales de GM en China aumentaron el año pasado 7% a 3,9 millones de vehículos.

Ese crecimiento continuo debería obligar a invertir considerablemente y a movilizar muchos recursos.

"Vamos a consagrar nuestro tiempo y nuestros recursos en donde hay un fuerte crecimiento e importantes retornos de las inversiones y en las nuevas tecnologías que están transformando nuestra industria", dijo el presidente de GM Dan Ammann.

- Vehículos autónomos -

Mary Barra dijo que el Brexit provocó un "cambio en el paisaje" de Europa y pesó mucho en la decisión de vender Opel. También dijo que fue determinante la incertidumbre política en otras partes del mundo.

Es el caso de Estados Unidos, cuyo presidente, Donald Trump, quiere imponer elevadas tasas a las importaciones para estimular la producción nacional.

Salir de Europa permitirá también a GM involucrarse más en la carrera por el desarrollo de vehículos sin conductor.

En esa carrera tanto GM como su rival Ford están rezagadas en relación a Google y Uber que están desarrollando vehículos autónomos que son considerados el futuro de la industria.

"La industria del automóvil está en un proceso de redefinición de lo que es un auto", sostuvo la analista Maryann Keller. "Ese cambio de paradigma demanda a los fabricantes buscar importantes capitales", añadió.

AFP