Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Aviones de la compañía Aerolíneas Argentinas permanecen en reparación en el hangar del aeropuerto internacional de Ezeiza, el 21 de agosto de 2008

(afp_tickers)

El gobierno argentino anuló un convenio suscrito en agosto entre la estatal Aerolíneas Argentina y Sol Líneas Aéreas por considerarlo un despilfarro, lo cual provocó su quiebra inmediata.

Sol Líneas Aéreas anunció el viernes en un comunicado que su cierre es "fruto de la rescisión del acuerdo de cooperación que fuera firmado con Aerolíneas Argentinas lo que ha dejado a la empresa en una situación de inviabilidad económica que hace imposible su operatoria", dijo la empresa nacida en Rosario (310 km al norte de Buenos Aires).

La quiebra se produce en la temporada alta del verano austral, donde además de los destinos de turismo nacional, hay un gran volúmen de pasajeros volando hacia y desde el balneario uruguayo de Punta del Este.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich afirmó que era escandaloso mantener este contrato con una empresa que hoy deja más de 200 empleados cesantes.

La situación "es un terrible escándalo que hemos detectado, en el cual Aerolíneas con su bolsillo de payaso iba distribuyendo plata por ahí, por todos lados. Todo lo que vemos es mal uso de recursos", dijo Dietrich a Radio 10.

Entre lo que el ministro calificó como "anomalías del convenio" destacó que pintaban los aviones de Sol como los de Austral, filial para vuelos nacionales de la empresa estatal.

El expresidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, uno de los hombres cercanos a la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015) defendió el viernes este contrato suscrito bajo su gestión.

"Era un excelente negocio para Aerolíneas Argentinas, Sol y todo el país. Sol no vivía de la teta del Estado", indicó.

Recalde dijo que "al igual que las grandes líneas del mundo, Aerolíneas necesitaba una empresa pequeña para complementarse y que sirva de distribuidora en aquellos destinos donde los aviones de Aerolíneas eran muy grandes y no eran eficientes", cerró.

La anulación del contrato fue decidido el jueves por la nueva presidenta de Aerolíneas Argentinas, Isela Constantini, exCEO de General Motors.

Tras asumir, Constatini se encontró que el rojo de Sol con la compañía estatal era de 40 millones de pesos (2,8 millones de dólares).

El 49% de las acciones de Sol, basada en Rosario habían sido vendidas a la aerolínea española Air Nostrum, asociada con Iberia.

"Hoy nos desayunamos con que (la empresa) levantó toda la gente de los mostradores (en Aeroparque). No hay ninguna atención", dijo el titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Pablo Biró, que esperaban los telegramas de despidos por quiebra a todos los más de 200 empleados.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP