Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las exportaciones argentinas de biodiésel a Estados Unidos alcanzaron el año pasado los 1.250 millones de dólares, un 90% de las ventas totales al exterior

(afp_tickers)

Argentina rechazó el jueves que Estados Unidos aplicara aranceles de más del 50% a las importaciones de su biodiésel, por lo que anunció que se reserva el derecho de tomar acciones legales para revertir la medida, indicó la cancillería.

El gobierno "manifiesta su rechazo a la magnitud de los derechos preliminares impuestos, superiores al 50%, que no se corresponden con ningún tipo de investigación objetiva ni metodología aceptable desde el punto de vista de las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC)", informó la cancillería en un comunicado.

La imposición de aranceles tomó por sorpresa a Buenos Aires, que había anunciado casi en simultáneo la apertura de importaciones de porcinos estadounidenses.

"Argentina buscará revertir esta decisión preliminar y se reserva el derecho de llevar adelante las acciones legales pertinentes", agregó la nota. El recurso de queja se presenta ante la OMC.

Las exportaciones argentinas de biodiésel a Estados Unidos alcanzaron el año pasado los 1.250 millones de dólares, un 90% de las ventas totales al exterior. Este año acumularon 700 millones de dólares en el primer semestre.

"Es un duro golpe a la cadena de soja de Argentina. Como país ya perdimos el mercado de la Unión Europea (UE) con el mismo argumento de dumping que ahora utiliza EEUU", dijo el jueves en un comunicado la entidad de agricultores Coninagro, una de las cuatro grandes del sector.

Las trabas "son consecuencia de la investigación promovida por productores privados de biodiésel de los EEUU", agregó la cancillería.

Esta industria ya había recibido un duro golpe en 2013 cuando la UE, entonces destino de casi 90% de las exportaciones de biocombustibles, aplicó un impuesto de importación de 24,6% al biodiésel argentino, cuarto productor mundial de biodiésel en 2016, a partir de la soja.

El año pasado la OMC falló en favor de Argentina tanto en primera instancia como en apelación, contra una medida impuesta por la Unión Europea.

En ese fallo de la OMC, "a nivel comercial multilateral se ha establecido que la Argentina no otorga subsidios a la producción de biodiésel", protestó el gobierno en la declaración.

Las ventas a la UE, sin embargo, no se restablecieron. Habían alcanzado los 1.500 millones de dólares anuales en 2012, antes de las trabas que impuso el bloque europeo.

El sector de biodiésel genera 2.000 trabajados directos y otras 6.000 plazas indirectas, según un comunicado del jueves de la senadora opositora María de los Ángeles Sacnun.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP