Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Frank Pearl (I), representante del gobierno colombiano, y Antonio García, por el ELN, dan inicio a las negociaciones de paz, el 30 de marzo de 2016 en Caracas

(afp_tickers)

El gobierno de Colombia y la guerrilla del ELN anunciaron este miércoles en Caracas el inicio de un proceso de paz, que se suma al que avanza en Cuba con las FARC, para cerrar medio siglo de conflicto armado.

Las partes "han convenido instalar una mesa pública de conversaciones (...) con el fin de suscribir un acuerdo final para terminar el conflicto armado y acordar transformaciones en búsqueda de una Colombia en paz y equidad", señaló una declaración leída por los jefes de las delegaciones: Frank Pearl, por el gobierno, y Antonio García, por el ELN.

La mesa funcionará en Ecuador, y los diálogos transcurrirán además en Venezuela, Chile, Brasil y Cuba, que junto con Noruega serán los "garantes" del proceso, establece el acuerdo suscrito en la cancillería venezolana.

En una alocución en Bogotá, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo que las negociaciones arrancarán "tan pronto queden resueltos unos temas humanitarios, incluido el secuestro", una práctica cuyo fin exigía para iniciar la fase pública del proceso.

Mientras, en una rueda de prensa en Caracas, García estimó que la mesa se instalará "en menos de dos meses".

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, se reunió con los negociadores en el palacio presidencial de Miraflores, donde afirmó que él es "el aliado más grande que tiene el presidente Santos para llegar a la paz".

Por su parte, el canciller ecuatoriano, Guillaume Long, aseguró que Ecuador ayudará "en todo lo necesario", mientras que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, expresó que es un paso "esperanzador" y ofreció "todo el apoyo" del organismo.

El gobierno de Santos y el Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista) -segundo grupo rebelde colombiano después de las FARC- también pactaron ejecutar con "celeridad y rigurosidad" una agenda de seis puntos.

Esas temáticas son: participación de la sociedad en la construcción de la paz, democracia para la paz, transformaciones para la paz, víctimas, fin del conflicto armado e implementación de los acuerdos.

- Negociación, no sometimiento -

Frente a la cuestión del secuestro, el ELN anunció que liberará a un policía retenido el pasado 20 marzo, y se abstuvo de precisar el número de cautivos en su poder.

"Pueden tener la seguridad de que el ELN responde por los hechos que ocurren durante el conflicto y exigimos que la contraparte, el régimen colombiano, también responda", afirmó el negociador rebelde Pablo Beltrán, al subrayar que no se trata de un "proceso de sometimiento".

Santos declaró además que el proceso con el ELN será de una "naturaleza muy distinta" al de las FARC, porque son guerrillas "muy diferentes".

Al respecto, García manifestó que aunque hay diferencias de enfoque con las FARC en temas como la participación de los exguerrilleros en política, ambos procesos se pueden "complementar y enriquecer".

En un mensaje en Twitter, el jefe negociador de las FARC en La Habana, Iván Márquez, saludó como "un momento histórico para Colombia" el inicio de las negociaciones, anotando que los dos grupos están "en marcha hacia la paz con justicia social".

El proceso -antecedido por dos años de diálogos exploratorios- se suma al que avanza desde hace más de tres años en Cuba con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), el más antiguo grupo insurgente del país.

Beltrán garantizó el cumplimiento de los acuerdos que suscriba el ELN y negó divisiones internas, comentando que la dirigencia está cumpliendo un mandato emanado de un congreso celebrado hace año y medio.

"Lo que no seamos capaces de firmar, no lo firmamos, y lo que firmemos lo cumplimos", aseveró el dirigente.

Por su parte, García denunció un "renacer del paramilitarismo" y pidió adoptar medidas inmediatas para que "no se convierta en el principal obstáculo de la paz".

"Un proceso con el ELN significa que Colombia tiene la oportunidad de cerrar completamente los 52 años de conflicto armado", dijo a la AFP Kyle Johnson, analista del International Crisis Group (ICG).

Fundado en 1964 bajo influencia de la revolución cubana y la Teología de la Liberación, el ELN tiene unos 1.500 combatientes pero cuenta con una amplia red de apoyo de milicianos y simpatizantes, según fuentes oficiales.

La fase exploratoria con el ELN pareció estancada en febrero, cuando la guerrilla realizó múltiples atentados para conmemorar la muerte de sus dirigentes históricos.

Pero en los últimos días la organización dejó en libertad a un funcionario secuestrado hace seis meses y a un militar, como exigía Santos.

El conflicto colombiano, que comenzó como una sublevación campesina en los años 1960, ha enfrentado durante más de 50 años a guerrillas de izquierda, paramilitares de derecha y fuerzas públicas y deja 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,8 millones de desplazados.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP