Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Banderas con el logo de Ford el 27 de abril de 2015 en Colma

(afp_tickers)

El gobierno de México lamentó este martes la decisión de la estadounidense Ford Motor Company de cancelar el proyecto para construir una planta en el norteño estado San Luis Potosí por 1.600 millones de dólares, tras críticas del presidente electo Donald Trump.

"El gobierno de México lamenta la decisión de Ford", señaló un comunicado del ministerio de Economía e indicó que se "ha asegurado" de que la firma pague cualquier inversión que el gobierno local haya realizado para facilitar la construcción de la planta, tal y como se establece en el convenio marco.

El anuncio de la gigante automotriz tuvo lugar en momentos en que Trump aumenta las presiones sobre las grandes empresas estadounidenses para que regresen a Estados Unidos sus plantas de producción o ensamblaje y ayuden a crear empleos.

El ministro de Economía Idelfonso Guajardo reconoció en entrevista radiofónica que las autoridades mexicanas no esperaban esta decisión y que sólo tuvieron "comunicación con la empresa minutos antes" de que se hiciera el anuncio público.

El funcionario descartó que otras empresas automotrices puedan tomar el mismo camino y dijo que el cambio de planes de la firma se debió al "diálogo" personal entre representantes de Ford y Donald Trump, desde que estaba en campaña, así como a la caída en la demanda de los autos compactos, como los que se iban a fabricar en México.

"Es un momento de definiciones para las automotrices pero estamos ya listos para iniciar un diálogo de inmediato tan pronto el gobierno electo tome posesión el 20 de enero", dijo Guajardo.

Previamente, en el comunicado de prensa, el ministerio de Economía señaló que "los empleos generados en México han contribuido a mantener empleos manufactureros en Estados Unidos, que de otra forma hubieran desaparecido ante la competencia asiática".

La nueva planta en México, aprobada a principios de 2015 por el consejo directivo de la compañía, crearía unos 2.800 puestos de trabajo.

"Ford construirá su próxima generación de Focus en una planta existente en Hermosillo, México, para mejorar la rentabilidad de la compañía", explicó Ford en el comunicado en el que anunció la cancelación del proyecto en San Luis Potosí.

Jaime Chalita Zarur, presidente de la Confederación Patronal en San Luis Potosí, dijo a la televisora Milenio que esta es una "mala noticia" para el estado y que deberá haber una compensación por "incumplimiento de contrato".

"Esta globalización que quiere ser negada por Trump nos deja en desventaja en generación de fuentes de empleo", lamentó el empresario.

El anuncio influyó en un nuevo retroceso del peso mexicano, que culminó la jornada con una depreciación de 1,41% frente al dólar luego de que en 2016 cerrara con una pérdida anual de 16,12%, golpeado por la baja en los precios del petróleo y el triunfo de Trump en Estados Unidos.

Ford fue la primera automotriz en instalarse en México en 1925.

AFP