Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre reacciona mientras buscan sobrevivientes tras el bombardeo de un edificio en la ciudad de Alepo en Siria el 17 de julio de 2016

(afp_tickers)

Una grabación difundida el martes por las redes sociales muestra a combatientes rebeldes que decapitan a un muchacho después de capturarlo en Alepo, norte de Siria.

Las imágenes muestran al joven tendido en la parte de trasera de un camión y a un combatiente que lo empieza a decapitar con un pequeño cuchillo.

Otro combatiente grita: "No dejaremos a nadie en Handarat", localidad situada al norte de Alepo donde se enfrentan rebeldes y fuerzas del régimen sirio.

En esa zona de Handarat se sitúa un campo de refugiados palestino muy abandonado con el paso de los años.

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), una oenegé basada en el Reino Unido, confirmó que la grabación mostraba a combatientes rebeldes.

En una grabación anterior, el menor estaba sentado en la parte trasera de un camión con unos combatientes que lo acusaban de ser miembro de las brigadas Al Qods, un grupo palestino que hace la guerra del lado del régimen del presidente sirio Bashar al Asad.

Amnistía Internacional declaró en un informe publicado en julio que los rebeldes islamistas y yihadistas activos en Siria eran culpables de crímenes de guerra y los acusaba de "una aterradora ola de secuestros, torturas y ejecuciones sumarias".

La organización humanitaria mencionó en su informe cinco grupos rebeldes que operan en el norte de Siria, entre ellos el grupo islamista Nuredín Zinki.

Según OSDH, los rebeldes que aparecen en la grabación de la decapitación del menor son combatientes de Nuredín Zinki.

El grupo rebelde publicó un comunicado en el que afirma que esa decapitación es "un error individual que no representa la política general del grupo". "Las personas que cometieron la infracción fueron detenidas y entregadas" a una comisión de investigación, añadió Nuredín Zinki.

Según Rami Abdel Rahmane, director de OSDH, "el muchacho no tiene más de 13 años, fue capturado el martes en la región de Handarat, pero los hechos se produjeron en una zona de Alepo en manos de los rebeldes, concretamente el barrio Al Machad para ser precisos".

Abdel Rahmane no pudo precisar si se trataba de un niño palestino ni si era un niño-soldado.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP