Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Manifestantes frente a la Puerta de Brandenburgo en la protesta contra el TTIP, en Berlín el 10 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Entre 100.000 y 250.000 manifestantes desfilaron este sábado por las calles de Berlín contra el proyecto de libre comercio TTIP actualmente en discusión entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, así como el CETA, entre la UE y Canadá.

Respondiendo a la convocatoria de varios partidos políticos, organizaciones sindicales, medioambientales, antiglobalización y de defensa de los consumidores, unas 250.000 personas participaron en esta concentración, según los organizadores, en tanto la policía las cifró solamente entre 50.000 y 100.000.

La policía, que movilizó un millar de efectivos en la capital alemana, contabilizó "casi 100.000" manifestantes durante la marcha, que tuvo lugar bajo un cielo azul y soleado.

Esta afluencia de participantes obligó a las autoridades berlinesas a suspender temporalmente el tráfico ferroviario alrededor de la estación central, lugar desde el que partió el cortejo hacia las 09H00 GMT, para luego seguir un recorrido por el centro de la capital que finalizó hacia las 13H00 GMT. Hasta el momento, según se informó, no se había señalado ningún incidente.

"Nunca antes en Europa había salido tanta gente a la calle por este motivo", se congratuló este sábado la Confederación Federal Alemana (DGB), una de las organizaciones que convocó a esta jornada de movilización bajo el lema "Stop al TTIP y al CETA".

Para permitir a gran parte de los participantes llegar a Berlín se fletaron trenes especiales y más de 600 autobuses en toda Alemania.

- 'Salvar la democracia' -

El Principal objetivo de los manifestantes: el acuerdo TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership), cuya próxima ronda de negociaciones tendrá lugar a fines de octubre en Miami (Florida, EEUU), busca suprimir las barreras aduaneras y reglamentaciones entre Estados Unidos y Europa.

Un acuerdo similar, el CETA (Acuerdo Económico y Comercial Global), se discute entre la UE y Canadá.

Sus opositores temen que estos tratados, de ser ratificados, desemboquen en una desreglamentación generalizada y un retroceso en el campo de acción de los gobiernos.

Muchos participantes en la movilización estaban disfrazados, varios luciendo flores entre los cabellos, según una periodista de la AFP. En las pancartas podían leerse eslóganes tales como "Stop TTIP", "Libertad de acción democrática más que TTIP", "El TTIP no es el barco adecuado" y "El TTIP es el naufragio climático".

"Estamos aquí porque no queremos dejar el porvenir a los mercados, por el contrario, queremos salvar la democracia", declaró ante la muchedumbre Michael Müller, presidente de la organización ecologista NaturFreunde Deutschlands.

En negociación desde 2013, el acuerdo comercial Estados Unidos-Europa sería, si ve la luz, el más vasto del mundo. Ambas partes pretenden concluirlo antes de finalizar el mandato del actual presidente estadounidense, Barack Obama, el año próximo, pero los obstáculos son numerosos, en particular la oposición de la opinión pública en algunos países europeos, entre los cuales Alemania.

AFP