Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro griego, Alexis Tsipras, hablan sobre la crisis de los refugiados y los problemas de deuda de Grecia el 16 de diciembre de 2016 en Berlín

(afp_tickers)

Durante años Angela Merkel fue para el gobierno griego el rostro de las políticas de austeridad europeas, pero ahora la canciller alemana, probable vencedora de las legislativas del domingo, se ha convertido en una figura respetada, sobre todo por su política migratorias.

Merkel era canciller en 2010, 2012 y 2015, cuando se firmaron los planes de rescate a la economía griega que obligaron a Atenas a aplicar un durísimo programa de reformas.

Las medidas hundieron al país en una recesión que se mantiene desde 2008 —exceptuando el tímido crecimiento del 0,4% del PIB en 2014— y que debería terminar este año.

Por eso, durante años Merkel fue considerada la principal arquitecta de la austeridad.

Sin embargo, en los últimos años han mejorado sus relaciones con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, que en enero de 2015 fue específicamente elegido para luchar contra la austeridad.

Ahora Tsipras no duda en ponerse en contacto con la canciller en caso de bloqueo del plan de reformas. "Siempre está insistiendo en llamar a Merkel", reconoció en junio el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, considerado mucho más duro con Grecia que la canciller.

Atenas también vio con buenos ojos la decisión de la líder alemana de abrir sus fronteras a los migrantes, sobre todo en 2015 y 2016, cuando un millón de personas, principalmente procedentes de Siria e Irak, entraron a Europa a través de Grecia.

Fue también la canciller la que negoció con Turquía un acuerdo que ha permitido frenar considerablemente las llegada de migrantes ilegales a Grecia.

En Berlín, la imagen de Grecia también ha cambiado "desde la crisis de los refugiados", dice una fuente cercana al gobierno de Merkel, aunque reconoce que Schäuble sigue siendo el símbolo de lo que los griegos consideran el "diktat alemán".

- Divergencias -

Todo ello no ha borrado las divergencias en lo económico entre ambos países. "El gobierno griego quiere cambiar el 'mix' económico y promover un crecimiento justo, mientras que los dirigentes alemanes quieren conservar una Europa 'alemana'", asegura a la AFP Dimitris Papadimoulis, vicepresidente del Parlamento Europeo y miembro de Syriza, el partido Tsipras.

"La visión alemana sobre la economía griega no cambiará" aseguró recientemente Yiorgos Tzogopoulos, un investigador en relaciones internacionales del instituto Eliamep, a la web in.gr.

La tercera revisión de su programa de reformas está prevista en 2018 y "sólo entonces Grecia puede esperar la reducción de su deuda a medio plazo", tal y como acordó el Eurogrupo en mayo, añadió el analista.

Por el momento, el ejecutivo griego está preocupado por las condiciones de la esperada victoria de Merkel.

Una coalición entre la Unión Cristianodemócrata (CDU), de Merkel, y el Partido Demócrata Libre (FDP) "no sería lo mejor para Grecia", asegura una fuente del gobierno griego.

Y es cierto que en las últimos años los liberales del FDP han sido muy duros contra Grecia. Su nuevo líder, Christian Lindner, asegura que mantener al país en la zona euro "en malas condiciones" es "más peligroso" que su salida.

El analista Tzogopoulos tampoco ve con buenos ojos la sintonía entre Merkel y el nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, para crear una Europa de dos velocidades. "Grecia podría quedarse rezagada en varios sectores de una realidad europea como ésta", asegura.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP