Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un grupo de niños juega con una cometa en el campamento improvisado de migrantes y refugiados de Idomeni, cerca de la frontera entre Grecia y Macedonia, el 17 de abril de 2016

(afp_tickers)

Grecia empezó a dejar salir de los campos de detención de las islas a los demandantes de asilo susceptibles de ser enviados a Turquía en virtud del acuerdo UE-Ankara, casi 7.500 personas en total, señaló este martes el órgano de coordinación de la política migratoria.

A partir de los 25 días de detención, aquellos que solicitaron asilo, es decir, "la aplastante mayoría" de las personas llegadas después de que entrara en vigor el acuerdo el 20 de marzo, "están autorizados a dejar los campos", precisó el portavoz de este servicio (SOMP).

Sin embargo, los migrantes no pueden abandonar las islas y deben seguir a disposición de las autoridades, precisó. Esta medida permitirá aliviar los centros de retención, incluido el de Moria, en Lesbos, que el papa Francisco visitó el sábado y cuyas condiciones de vida han calificado de indignas las oenegés. Unas 3.000 personas permanecen encerradas en este campamento.

Con todo, los migrantes siguen siendo susceptibles de ser enviados a Turquía si su solicitud de asilo en Grecia es rechazada tras un procedimiento acelerado de 15 días. Gracias a la llegada de un centenar de expertos europeos en asilo, un cuarto de los refuerzos prometidos por la UE, los servicios griegos comenzaron a examinar la semana pasada "varios centenares" de solicitudes, según el SOMP.

Los próximos retornos obligados a Turquía tendrán lugar "cuando se haya identificado un número suficiente de personas que no haya solicitado el asilo o cuyas demandas hayan sido rechazadas", señaló.

En vista de los retrasos en el proceso, Atenas previó una "pausa" en la operación de retornos, que empezó en la semana del 4 de abril con la expulsión de 325 personas, sobretodo pakistaníes, oficialmente no solicitantes de asilo.

El descenso de llegadas desde Turquía desde que entró en vigor el acuerdo UE-Ankara, que pretende cortar la ruta por el mar Egeo, se confirmó además con la llegada de unos 100 migrantes diarios, una décima parte de las llegadas que se registraban este verano.

Aún así, este ritmo "hace que haya más de 3.000 al mes", por lo que la situación "podría volverse difícil" de controlar para Grecia "si el plan europeo de repartición en la UE de los refugiados que llegaron antes del 20 de marzo no se acelera", subrayó el organismo.

Unas 50.000 personas, de las que al menos la mitad puede optar a ser reubicada en un país de la UE, siguen bloqueadas en Grecia desde que se cerrara la ruta de los Balcanes a finales de febrero. Más de 10.000 permanecen a su suerte en Idomeni, en la frontera con Macedonia.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP