Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Expertos forenses de la policía registran el coche del ex primer ministro griego Lucas Papademos, en Atenas el 25 de mayo de 2017, tras la explosión de un paquete bomba en el vehíulo que le provocó heridas a él y a sus guardaespaldas

(afp_tickers)

La policía griega se inquietaba este viernes por la resiliencia del extremismo local, al día siguiente del atentado con carta bomba que hirió levemente al ex primer ministro Lucas Papademos.

Los servicios antiterroristas que dirigen la investigación intentaban comprender cómo la carta bomba escapó a los controles de seguridad previstos para la correspondencia que reciben los dirigentes políticos y económicos del país, indicó una fuente policial a la AFP.

La policía no precisó aún si el envío contenía un explosivo o pólvora para petardos. Este último material fue utilizado en marzo para el envío de paquetes bomba al ministro de Finanzas alemán y a la oficina del Fondo Monetario Internacional en París, donde una empleada resultó levemente herida.

El grupo anarquista griego Conspiración de las Células de Fuego había reivindicado la acción de Berlín, y los investigadores le imputaron la de París.

Ocho envíos más, dirigidos al comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, o al jefe del Eurogrupo y ministro de Finanzas holandés, Jeroen Dijsselbloem, fueron interceptados en ese momento en una oficina postal de Atenas.

El ataque contra Papademos "se parece" a esas acciones, aunque la policía no excluye ninguna pista, subrayó la misma fuente policial.

La fuente estimó que el atentado fue antes que nada "simbólico". El impacto se vio amplificado por "el espacio confinado" en donde se produjo el estallido. Papademos y sus dos guardaespaldas resultaron levemente heridos cuando circulaban en un coche en Atenas el jueves por la noche.

- 'Radicalización' de crisis -

Papademos, de 69 años, dirigió el gobierno de coalición formado entre 2011 y 2012, en lo más alto de la resistencia del país a la austeridad impuesta por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, tras haber dirigido la adopción del euro en Grecia al frente del Banco Central, institución que gobernó entre 1994 y 2002.

El viernes por la mañana, Papademos, que también fue vicepresidente del Banco Central Europeo, continuaba hospitalizado de manera preventiva por "quemaduras en el rostro y en el torso", precisó el hospital.

La policía reforzó desde el ataque los controles en la correspondencia. Espera alguna reivindicación.

La fuente policial reconoció que constituye un "problema" que la nebulosa extremista local "continúe actuando" a pesar de los numerosos arrestos de los últimos años.

"Las condiciones socioeconómicas del país favorecen el reclutamiento" de extremistas y la "radicalización" de protestatarios, lamentó.

El atentado se produce tras la adopción en el país de nuevas medidas de austeridad por un monto de 4.900 millones de euros, prorrogando hasta 2021 la política de austeridad que golpea de lleno a la sociedad griega desde que estalló la crisis de la deuda, en 2010.

El giro del primer ministro, el izquierdista Alexis Tsipras, elegido con la promesa de poner fin al rigor, la elevada tasa de desempleo y el empobrecimiento de grandes sectores de la población alteraron en los últimos meses la frágil paz social.

En su reivindicación de la acción contra el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble, el grupo anarquista griego afirmó actuar en el marco del plan "Nemesis" (justicia en griego) contra "el sistema de poder".

La Conspiración de las Células de Fuego pertenece a un movimiento anarquista activo en Grecia y denuncia el capitalismo, el consumismo y lo que considera la represión policial y la explotación de los trabajadores.

Una decena de sus miembros fueron condenados y purgan penas de prisión. Washington considera al grupo como una organización terrorista. El grupo mandó cartas bomba a embajadas extranjeras en Grecia y a líderes europeos en 2010.

Conspiración de las Células de Fuego había suspendido sus acciones en 2011, pero en 2014 anunció "su regreso". El grupo dice colaborar con los anarquistas italianos de la FAI (Federación Anarquista Informal).

Según la policía, el nombre de Papademos figuraba también en una lista de personalidades hallada en enero en el domicilio de una extremista detenida tras cuatro años prófuga.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP