Navigation

Grecia y sus acreedores se acercan a "lo peor" tras fracaso de negociaciones

Un manifestante ondea una bandera de la Unión Europea y otra de Grecia enfrente del Parlamento, en Atenas, durante una cocentración proeuropea el 18 de junio de 2015 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 18 junio 2015 - 07:52
(AFP)

La Unión Europea convocó este jueves una cumbre extraordinaria el lunes en Bruselas con el objetivo de intentar evitar "lo peor" para Atenas y la zona euro, tras fracasar una reunión de los ministros de Finanzas de la moneda única.

"Es tiempo de discutir con urgencia la situación de Grecia al más alto nivel político", anunció en Bruselas el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, fijando el encuentro para el lunes, tres días antes de una cumbre regular de los mandatarios de la UE.

Grecia "tiene que aceptar un compromiso razonable" para "evitar un resultado que sería una catástrofe", dijo por su parte el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

"Queda poco tiempo para evitar lo peor. El final del partido se está acercando", añadió Moscovici, al término de la reunión de ministros de Finanzas de la zona euro en Luxemburgo en donde se certificó el fracaso.

Atenas y sus acreedores negocian desde hace casi cinco meses una tanda de reformas y ajustes a cambio del desbloqueo de 7.200 millones de euros, el último tramo del segundo rescate financiero a Grecia.

Estos fondos, que Atenas necesita con urgencia para hacer frente a los vencimientos de su deuda, están bloqueados a la espera de un acuerdo "creíble", a los ojos de los acreedores, sobre las reformas.

- Al borde del 'default' -

Atenas debe saldar el 30 de junio cerca de 1.600 millones de euros con el FMI. Si no lo hace caería en "default", recordó la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, quien también participó en la reunión.

"A partir de ese momento las reglas del FMI le prohíben hacer cualquier desembolso", a menos que se salden las cuotas impagadas.

Este plazo está cada vez más cerca, advirtió por su parte el ministro griego, Yanis Varoufakis.

"Dije que Estamos peligrosamente cerca de un estado mental en el que se acepta un accidente", dijo en rueda de prensa. "Les pedí a mis colegas que no acepten esa forma de pensar", añadió.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, reconoció que la zona euro "se prepara para todas las eventualidades", mientras que Lagarde aseguró que "falta diálogo" y "la urgencia por restablecer el diálogo entre adultos".

El comisario europeo de Asuntos Económicos, para quien la situación es "muy difícil y preocupante", hizo un llamado al gobierno griego "para que regrese seriamente a la mesa de negociaciones".

Los ministros discutieron apenas una hora y media sobre Grecia en este encuentro, que una fuente europea calificó como "trágico". "No hubo siquiera un pedido para prorrogar el (segundo) programa" de rescate acordado en 2012 y que termina a fin de mes, indicó esta fuente.

Los socios de Atenas, que no creían en la posibilidad de concluir las negociaciones este jueves, esperaban al menos del ministro griego contrapropuestas concretas a la propuesta que hicieron las instituciones acreedoras, UE y FMI, para alcanzar los objetivos que se fijaron.

- Diferencias -

El gobierno de Alexis Tsipras se resiste a aceptar las reformas tal como las exigen los acreedores, ya que muchas contradicen las promesas electorales de su partido de izquierda radical, Syriza.

Uno de los puntos que bloquean es la reforma de las jubilaciones, al pedir recortes los acreedores. Este jueves el FMI hizo una apertura a Atenas en este tema declarándose dispuesto a "discutir".

Los acreedores estimaron, sin embargo, que la propuesta y los compromisos que lograron eran "razonables".

Otro de los puntos que Grecia quiere que se discuta es la reestructuración de su deuda, considerada insostenible y que alcanzará este año el 180% de su PIB, una "línea roja" para muchos países.

Mientras que Grecia protagonizaba la reunión de este jueves en Luxemburgo, el primer ministro griego viajó a San Petersburgo para participar en un foro económico internacional.

Y, en Atenas, entre 6.000 y 7.000 personas se congregaron frente al parlamento para exigir el mantenimiento de Grecia en la zona euro, según la policía. "Grecia no son únicamente los jubilados, también son las empresas", rezaba una pancarta.

Tsipras tiene previsto reunirse el viernes con el presidente ruso, Vladimir Putin. Los europeos temen que Rusia saque provecho del pulso interno en la UE.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.