Los bisauguineanos votaron este domingo para elegir a su nuevo presidente, con la esperanza de eliminar un bloqueo en el que se ha enredado desde hace años una clase política reputada corrupta e incapaz de responder a las necesidades elementales de una de las poblaciones más pobres del mundo.

Según lo previsto, los colegios electorales cerraron a las 17H00 (GMT y locales) y el recuento empezó inmediatamente, constataron corresponsales de la AFP. Las primeras tendencias se esperan a principios de semana.

Muy probablemente se necesitará una segunda ronda para elegir presidente y esta tendrá lugar el 29 de diciembre.

"La participación fue importante pero no podemos dar una cifra por el momento", declaró a la AFP la portavoz de la Comisión Nacional Electoral (CNE), Felisberta Vaz Moura.

Se registraron altercados entre militantes de diferentes bandos, seguidos por la intervención de la policía, sobre todo en Bissora (norte), Canchngo (noroeste) y Empada (suroeste), así como en la periferia de Bissau, según fuentes de seguridad entrevistadas por la AFP.

Antes incluso de que cerraran los colegios electorales, Botche Candé, director de campaña del presidente saliente José Mario Vaz, que se presentó a un segundo mandato como independiente, acusó a sus adversarios del Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC), la formación que históricamente ha dominado en el Parlamento y el gobierno, de haber cometido "fraudes".

"El presidente Vaz no aceptará unos resultados manchados" de irregularidades, agregó Candé, si bien Vaz había asegurado previamente al votar que respetaría "la voluntad del pueblo".

Si bien la campaña se desarrolló prácticamente sin contratiempos, existe cierta inquietud sobre el difícil futuro de los casi 700.000 votantes llamados a las urnas para elegir entre los 12 candidatos, todos hombres.

Esta antigua colonia portuguesa de África occidental, acostumbrada a los golpes de estado desde su independencia en 1974, vivió en los últimos cuatro años al ritmo de las querellas entre el presidente saliente José Mario Vaz y el primer ministro Domingos Simoes Pereira, jefe del PAIGC.

Los favoritos de la elección provienen del sistema y han sido protagonistas de las crisis de los últimos años, comenzando por Vaz, de 62 años, y Domingos Simoes Pereira.

Entre los doce candidatos, todos hombres, figuraba también Umaro Sis, que encabeza una disidencia del PAIGC.

También compitió Carlos Gomes Junior, expulsado por los militares cuando era favorito de las elecciones de 2012.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes