Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Grabación de vídeo obtenida del Parlamento británico que muestra al laborista Hilary Benn junto al líder del partido, Jermy Corbyn (izq), en el discurso más aplaudido de la jornada sobre Siria en la cámara británica, el 2 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

El debate del Parlamento británico sobre Siria tuvo un protagonista inesperado: Hilary Benn, hijo de un histórico líder de izquierdas, cuyo discurso comparando al grupo yihadista Estado Islámico con Franco y defendiendo los bombardeos fue el más aplaudido.

Benn tiene 62 años y es el portavoz de Relaciones Exteriores de los laboristas. Votó a favor de la demanda del Gobierno desmarcándose de su líder, Jeremy Corbyn. Lo hizo apelando al internacionalismo de la izquierda y recordando precedentes históricos.

El grupo Estado Islámico "nos desprecia. Desprecia nuestros valores, desprecia nuestra fe en la tolerancia y la decencia. Desprecia nuestra democracia, con cuyos medios vamos a tomar una decisión esta noche", dijo. "Y lo que sabemos de los fascistas es que hay que derrotarlos y es por esa razón, como hemos oído esta noche, que los socialistas y los sindicalistas formaron parte de las Brigadas Internacionales que en los años 1930 lucharon contra (Francisco) Franco", el dictador español, dijo alzando el tono apasionadamente. "Por eso toda la Cámara se alzó contra Hitler y Mussolini. Por eso nuestro partido siempre se alzó contra la violación de los derechos humanos y a favor de la justicia y es por eso que ahora tenemos que enfrentarnos a este mal", sentenció Benn.

- Uno de los mejores discursos -

Su discurso, el penúltimo de más de diez horas de debate, fue inmediatamente saludado por su rival conservador Philip Hammond, ministro de Exteriores, como uno de "los discursos verdaderamente grandes" de la historia del Parlamento, y algunos diputados laboristas no podían ocultar la emoción, como Jim Dowd y Liz Kendall.

Todos los medios aludieron este jueves al discurso, la mayoría lo pusieron a disposición de sus lectores en sus páginas web, y el conservador Daily Telegraph llegó a la conclusión de que "no es que Hilary Benn pareciera el líder de la oposición, parecía el primer ministro". "Un hombre que hasta ahora había demostrado la pasión de un director de oficina bancaria de los años 1950, dio el discurso de su vida", observó Patrick Kidd, columnista político de The Times.

En lo que pareció una caricatura de la flema británica, Benn, diputado por Leeds desde 1999, se limitó a responder a quienes le felicitaron: "estuvo bien, supongo".

- Matar al padre -

Sentado a su derecha durante la intervención estaba Corbyn, con rostro sombrío. Líder estimado por la militancia, que le dio una victoria arrasadora en las primarias de mayo, pero denostado por sus compañeros parlamentarios, algunos de los cuales no ocultan su impaciencia por librarse de él y celebraron la irrupción de Benn como una alternativa.

De hecho, que Benn acabara siendo líder laborista se pagaba a 25 libras por cada una apostada hace sólo dos semanas: este jueves a sólo 3, reveló la casa de apuestas Ladbrokes.

Se da la circunstancia de que Corbyn fue un discípulo del padre de Benn, Tony Benn, un héroe del laborismo. Buscando en los archivos, algunos desempolvaron un discurso de Benn padre en 1992 pronunciándose contra la venta de armas a Irak después de la primera guerra del Golfo. A su derecha, en la fila de atrás, aparece un Corbyn 23 años más joven.

"La guerra es algo de lo que se habla muy fácilmente. Aquí no hay mucha gente de la generación que la recuerda bien. Yo estaba en Londres durante los bombardeos alemanes en 1940. Cada mañana, los muelles ardiendo, y 500 personas muertas en Westminster por una mina en una sola noche, era terrorífico", dijo entonces Tony Benn.

"Puede que Siria no haya sido liberada", escribió John Crace en The Guardian, "pero Hilary Benn ha sido liberado. Liberado de la carga de la sombra de su padre".

AFP