Hace cuarenta años estudiantes islámicos iraníes irrumpieron en la embajada de Estados Unidos en Teherán y retuvieron como rehenes a unos cincuenta diplomáticos. La crisis duró 444 días, y provocó la ruptura de las relaciones entre los dos países.

Esta es la historia, basada en los despachos de AFP, de lo que fue uno de los principales eventos de la Revolución Islámica iraní y el símbolo de la confrontación entre Irán y el "Gran Satanás" estadounidense.

- "Ojos vendados" y "manos atadas" -

El 4 de noviembre de 1979, siete meses después de la proclamación de la República Islámica de Irán, entre 300 y 400 "estudiantes islámicos", que iban a una manifestación planificada en la universidad, asaltan repentinamente la embajada de Estados Unidos.

Los atacantes se presentan como "estudiantes islámicos siguiendo el camino del imán" Jomeini y exigen la extradición del ex sah Mohammad Reza Pahlavi, obligado a abandonar el país en enero después de meses de manifestaciones y quien seguía tratamiento médico en Estados Unidos.

"Armados con palos (...), los estudiantes invadieron el consulado después de tres horas de resistencia durante la cual los marines dispararon granadas de gas lacrimógeno antes de ser tomados como rehenes", relata un periodista de la AFP en el lugar.

Los estudiantes llevan a sus prisioneros, con los ojos vendados y las manos atadas, de las oficinas del consulado a otro lugar de la Embajada. Más de 60 estadounidenses son tomados como rehenes. algunos son liberados rápidamente, pero 52 serán sometidos a un largo calvario.

"Frente a la embajada (...), se ha erigido una horca al final de la cuerda que cuelga un letrero: 'Para el sah'. A un lado, una bandera estadounidense arde frente a los puños de cientos de manifestantes que vinieron a apoyar, desde afuera, los ocupantes de la embajada".

- "Allahu akbar" -

La bandera estadounidense es reemplazada por una tela blanca con las palabras "Allahu akbar" ("Dios es el más grande").

"Junto a las rejas cerradas con un candado, un hombre con un altavoz grita consignas antiestadounidenses, entre un verso del Corán y una canción revolucionaria, aturdiendo a policías y guardias revolucionarios que montan vigilancia frente a una pared cubierta con inscripciones", señala el reportero de la AFP.

Detrás de este muro, estudiantes barbudos armados con palos y estudiantes con velo con un grandes retratos del imán Jomeini caminan alrededor de los jardines de la embajada de Estados Unidos. "Panes y bandejas llenas de bocadillos les llegan a través de las rejas", dice un despacho.

- El régimen se radicaliza -

La toma de rehenes, aparentemente improvisada, revive de inmediato el entusiasmo revolucionario que parecía haber disminuido. Es utilizado por el régimen islámico para poner fin al gobierno de Mehdi Bazargan, que podría haber negociados con Estados Unidos.

A los gritos de "Marg bar Amrika" ("Muerte a Estados Unidos"), los iraníes manifiestan en masa su apoyo a la ocupación de la embajada.

El 6 de noviembre, Bazargan renuncia y el Consejo de la Revolución, dominado por clérigos, toma el control del país.

Irán rechaza vender petróleo a Estados Unidos, y en respuesta Washington decreta el embargo de bienes de consumo y congela las cuentas bancarias iraníes.

En abril de 1980, el presidente estadounidense Jimmy Carter rompe las relaciones diplomáticas entre los dos países e impone un embargo comercial.

- El fiasco de "Eagle Claw" -

El 25 de abril, un intento de fuerzas especiales estadounidenses para liberar a los rehenes se convierte en un desastre en el desierto iraní cerca de Tabas (noreste).

La operación "Eagle Claw" ("Garra del águila") se hunde en tormentas de arena y problemas mecánicos que conducen a su cancelación. Tres helicópteros dejan de funcionar y un cuarto se estrella, matando a ocho soldados estadounidenses. El ayatolá Jomeini lo ve como un castigo divino.

Los rehenes son distribuidos de inmediato por varias ciudades de Irán, incluida la ciudad sagrada de Qom, a 100 km al sur de Teherán.

El 27 de julio, el ex-sah muere en El Cairo, después de 18 meses de exilio. Pero los estudiantes islamistas mantienen el control de la embajada estadounidense y afirman que los rehenes serán liberados solo cuando se devuelvan a Irán los bienes de Pahlavi.

- Fin del calvario -

En septiembre de 1980, el ayatolá Jomeini establece cuatro condiciones para la liberación de los rehenes: la devolución de la propiedad del ex sah, el desbloqueo de los activos iraníes en Estados Unidos, la cancelación de las demandas por daños a Irán por parte de estadounidenses y el respeto a la no injerencia en los asuntos iraníes.

El 19 de enero de 1981 se concluye finalmente un acuerdo entre Teherán y Washington, gracias a una mediación de Argelia, y al día siguiente, el mismo de la investidura de Ronald Reagan como presidente, son liberados los últimos 52 rehenes.

La antigua representación estadounidense, rebautizada como "nido de espías", se convirtió en un museo que exhibe los "crímenes" de Washington contra Irán.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes