El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dijo este domingo que el presidente Donald Trump ordenó la retirada de hasta 1.000 soldados estadounidenses del norte de Siria, en momentos en que unas 130.000 personas huyen de la zona bajo ataque turco.

"Hablé con el presidente anoche después de sostener discusiones con el resto del equipo de seguridad nacional y él ordenó que comenzáramos un retiro deliberado de nuestras fuerzas en el norte de Siria", dijo Esper a la cadena CBS.

El secretario de Defensa detalló a Fox News que el número de soldados a retirar sería "menos de 1.000".

Los enfrentamientos han tenido lugar en el noreste de Siria desde el miércoles, cuando Ankara lanzó una ofensiva contra las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), lideradas por los kurdos y a las que considera "terroristas" vinculadas con insurgentes dentro de Turquía.

"Nos encontramos con que probablemente tendremos fuerzas estadounidenses atrapadas entre dos ejércitos enfrentados y es una situación bastante insostenible", justificó Esper.

"Hay una situación realmente dramática allí. Una situación provocada por los turcos, por el presidente (turco Recep Tayyip) Erdogan", añadió el jefe del Pentágono.

Esper afirmó que Washington se había enterado en las últimas 24 horas de que Turquía tenía intención de extender su ataque más al sur de lo previsto en un primer momento y también hacia el oeste.

Horas después, los kurdos anunciaron un acuerdo con Damasco para el despliegue del ejército sirio cerca de la frontera con Turquía.

De momento, los enfrentamientos entre turcos y kurdos desataron el éxodo de unas 130.000 personas, según la ONU, que se prepara para que esa cifra se pueda más que triplicar.

Trump ha sido acusado de abandonar a sus leales aliados kurdos en la lucha contra el grupo Estado Islámico (EI) tras ordenar la retirada de fuerzas especiales estadounidenses de la frontera, algo que Esper negó.

El presidente justificó este domingo su estrategia de poner fin a la participación de Estados Unidos en "guerras sin fin".

"Los kurdos y Turquía se combaten desde hace años", tuiteó Trump. "Otros querrán tal vez ir a luchar por un bando o por el otro. ¡Déjenlos!", escribió el inquilino de la Casa Blanca, que prometió sin embargo "vigilar la situación de cerca".

La ofensiva de Ankara generó temores de que miles de combatientes del EI en poder de las fuerzas kurdas sirias pudieran escapar.

"Estados Unidos tiene al peor de los prisioneros" del grupo Estado Islámico, afirmó Trump en otro tuit este domingo, pero agregó: "Turquía y los kurdos no deben dejarlos escapar".

El presidente "deshace años de trabajo para frenar al EI", denunció el jefe de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, anunció el viernes que Trump había autorizado -aunque aún no activado- nuevas sanciones para disuadir a Turquía de nuevas ofensivas militares.

"Podemos cortar todas las transacciones en dólares estadounidenses con todo el gobierno de Turquía", dijo Mnuchin a la cadena ABC el domingo. "Es algo que podríamos hacer", aseguró.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes