Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El funeral del jefe militar del movimiento chií libanés Hezbolá, Mustafá Badreddine, quien murió en un ataque en Siria, el 13 de mayo en Beirut

(afp_tickers)

El movimiento chiita libanés Hezbolá acusó el sábado de la muerte en Siria de su jefe militar Mustafá Badreddine a los extremistas sunitas sirios y prometió seguir luchando para defender el régimen del presidente Bashar al Asad.

Hasta ahora ninguno de los grupos rebeldes o yihadistas, a los que Hezbolá combate junto a las tropas sirias, han reivindicado el ataque que el viernes causó la muerte de Badreddine.

Mustafá Badreddine es el dirigente de Hezbolá de mayor rango muerto desde el asesinato en febrero de 2008 en Damasco de su predecesor, Imad Mughniyé.

"Nuestra investigación probó que la explosión en uno de nuestros puestos cerca del aeropuerto internacional de Damasco que mató al hermano comandante Mustafá Badreddine se debió a un bombardeo de artillería de los grupos takfiris (en alusión a extremistas sunitas) presentes en la zona", afirmó Hezbolá en un comunicado.

Sin embargo, el movimiento chiita no acusó en particular a ningún grupo entre las numerosas formaciones armadas sunitas presentes en el país en guerra.

- Hospital atacado -

La zona del aeropuerto de Damasco donde se produjo el bombardeo está en manos del ejército sirio, con una fuerte presencia de combatientes del partido libanés y de los aliados iraníes. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) "ningún disparo de artillería había sido registrado en las últimas 72 horas de Guta a la zona del aeropuerto".

En Deir Ezor, en el este de Siria, el grupo Estado Islámico (EI) tomó el control durante varias horas el sábado de un hospital bajo mando del régimen, un ataque en el que mató a 20 miembros de las fuerzas progubernamentales.

En la batalla librada a continuación murieron 59 combatientes yihadistas, según el OSDH, y las fuerzas gubernamentales acabaron recuperando el control del centro.

El EI controla más del 60% de Deir Ezor. Cerca de 200.000 habitantes viven en la parte de la ciudad bajo control del régimen, sitiados por el grupo Estado Islámico.

-Proseguir el combate-

"Los resultados de la investigación reforzarán nuestra determinación y nuestra voluntad a proseguir el combate contra estas bandas criminales y a derrotarlas. Era el deseo y la esperanza de nuestro querido mártir", añadió el comunicado de Hezbolá.

Hezbolá es el enemigo jurado de Israel y es considerado una "organización terrorista" por Estados Unidos. Desde su entrada en guerra en Siria en apoyo a las tropas del régimen, además se ha convertido en blanco de los insurgentes y yihadistas.

El movimiento chiita, que libró una guerra contra Israel en 2006, suele acusar a este país del asesinato de sus jefes pero en esta ocasión no lo ha hecho.

El comunicado de Hezbolá "complica aún más las cosas", subraya Waddah Charara, especialista de la formación chiita: "Si se descubre que no hubo disparos de artillería en el sector, podemos pensar en la tesis de un trabajo interno, un error en el servicio de seguridad o en una infiltración".

- Kerry en Arabia Saudí-

En Alepo (norte), el OSDH contabilizó siete civiles muertos, entre ellos, dos niños, en las últimas 48 horas por disparos de cohetes de grupos rebeldes en los sectores bajo control del gobierno, en la zona occidental de esta ciudad dividida, donde una tregua que expiró el miércoles no ha sido prolongada.

En el sudoeste de Damasco, al sur de la ciudad de Daraya, tenían lugar intensos combates entre grupos rebeldes que controlan esta localidad y fuerzas gubernamentales que la asedian desde hace cuatro años, indicó el Observatorio.

El Ejército lanzó bombardeos en varios sectores de Daraya, escenario de enfrentamientos esporádicos en las últimas semanas, según el OSDH.

En el frente político, el secretario de Estado estadounidense John Kerry llegó a Arabia Saudí el sábado para reunirse con su aliado de cara a las negociaciones internacionales que tendrán lugar la semana que viene en Viena, en un intento por salvar los vacilantes esfuerzos de paz en Siria, donde, desde marzo de 2011, han muerto 270.000 personas y millones han debido huir del país.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP