Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El líder de Hezbolá, Hasan Nasralá habla en la televisión de su organización, Al Manar, el 4 de agosto de 2017

(afp_tickers)

El líder de Hezbolá, Hasan Nasralá, amenazó este viernes al grupo yihadista Estado Islámico (EI) con lanzar una ofensiva "decisiva" contra sus posiciones a ambos lados de la frontera entre Líbano y Siria, días después de haber expulsado a la exfilial siria de Al Qaida de la zona.

El poderoso partido chiita libanés, que combate en Siria junto al régimen de Bashar al Asad, dio al grupo EI unos días para iniciar negociaciones y desvelar el paradero de nueve soldados libaneses secuestrados por la organización yihadista en 2014.

Estos últimos años, grupos yihadistas sunitas llegados de la vecina Siria se instalaron en una zona montañosa en el este de Líbano.

"Poner fin a la presencia del EI es el interés de Líbano y el de Siria (...)", afirmó Hasan Nasralá en un discurso transmitido por la cadena de televisión de su partido.

Según Nasralá, la batalla se llevará a cabo en coordinación con el ejército libanés, que "conducirá el combate en el territorio libanés" y al mismo tiempo "se lanzará el combate contra el EI en Siria".

"Si el frente está abierto en ambos lados, la victoria será más rápida y el coste menos elevado para todo el mundo", agregó, añadiendo que el ejercito libanés decidirá cuándo lanzar la batalla.

El ejército libanés no hizo comentarios por el momento.

El grupo EI controlaría una zona de unos 296 km2 entre el este de Líbano y Siria, de los cuales 141 km2 están en Líbano, indicó Nasralá.

Dirigiéndose a los yihadistas, el secretario general de Hezbolá les auguró "una batalla condenada al fracaso" si optaban por el enfrentamiento armado.

"Pensadlo bien, hay una puerta que puede abrirse, la de la negociación", instó a los yihadistas, refiriéndose a los soldados libaneses secuestrados por el EI en 2014.

Hezbolá lanzó el 21 de julio una operación contra los combatientes del grupo yihadista sunita Fateh al Sham (exfilial siria de Al Qaida) en la región fronteriza de Yurud Aarsal.

La semana pasada un acuerdo de alto el fuego puso fin a esta ofensiva.

Desde entonces, 8.000 refugiados y yihadistas fueron evacuados de esta región y transferidos a una zona del noroeste de Siria.

A cambio, los yihadistas liberaron a cinco combatientes de Hezbolá.

En 2014, los yihadistas secuestraron a 30 soldados y policías libaneses tras enfrentamientos en la región. Nueve de ellos siguen retenidos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP