Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros del movimiento chií Hezbolá con el ataúd de su líder Samir Kantar, muerto en Siria mientras combatía junto a las tropas leales al régimen de Bashar Al Asad, el 21 de diciembre de 2015 en Damasco

(afp_tickers)

El jefe del Hezbolá libanés, Hasan Nasralá, prometió este lunes a Israel una respuesta "apropiada" tras el asesinato atribuido al Estado hebreo cerca de Damasco, de Samir Kantar, figura de ese movimiento chiita.

"Nos reservamos el derecho de responder a su asesinato, en el lugar y el momento que consideremos apropiado. Nosotros (..) vamos a ejercer ese derecho", afirmó Nasralá en un discurso televisado.

"Para nosotros, Israel es plenamente responsable del asesinato del mártir Samir Kantar. No nos queda la menor duda", insistió el jefe de Hezbolá.

En cuanto a los medios utilizados para matar a Kantar, Nasralá dijo que se trataba de un "detalle técnico" y precisó que habían sido disparos de misiles.

Kantar "siempre fue un blanco" de Israel desde su liberación en 2008, en un intercambio de prisioneros entre Hezbolá y el Estado hebreo, agregó.

Hezbolá celebró este lunes imponentes funerales para Samir Kantar, figura de este movimiento que combate en Siria junto con el ejército leal al presidente Bashar al Asad.

Por su lado, Israel se felicitó por la muerte de Kantar, pero sin reivindicar la responsabilidad del bombardeo.

Un alto responsable de la seguridad israelí había advertido en 2008, poco después de que el dirigente druso libanés saliera de la cárcel, que seguía siendo un "objetivo para Israel".

En el barrio de Ghobeiri, bastión de Hezbolá, se establecieron controles, y militantes con atuendos militares llevaron banderas de su partido. El féretro de Kantar fue recubierto con una bandera de Hezbolá.

Kantar, exmilitante del Frente Popular palestino (FLP), encarcelado 30 años en Israel por una sangrienta operación militar que perpetró a los 16 años, se sumó tras su liberación al movimiento chiita, que propició su puesta en libertad mediante un intercambio de prisioneros.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) lo presentó como el "jefe de la resistencia siria para liberación del Golán", grupo creado por Hezbolá hace dos años para lanzar operaciones en esta región, ocupada por Israel desde la guerra israelo-árabe de 1967.

- 'Símbolo de la resistencia' -

Para Wadah Sharara, experto en Hezbolá, "Samir Kantar era el emblema de un proyecto (...) de constitución de un frente de resistencia en el sur druso sirio (...) Y cuando Nasralá anunció que pronto se vería una resistencia siria tan eficaz como la resistencia chiita en el sur del Líbano, Kantar formaba parte de la ecuación".

Los cerca de 20.000 drusos que viven en el Golán rechazaron, en su inmensa mayoría, la nacionalidad israelí tras la anexión de esta región por el Estado hebreo.

Kantar, originario de Aabey, en la región drusa al sudeste de Beirut, perteneció a la juventud libanesa que se sumó en los años 70 a los combatientes palestinos en Líbano.

El jefe druso Walid Jumblat le rindió homenaje: "Pese a nuestras diferencias sobre la crisis siria, condenamos la muerte del militante Samir (...) que dedicó su vida a luchar contra la ocupación israelí (...) Permanecerá como símbolo de la lucha, de la resistencia y de la libertad" dijo en un comunicado.

Por otra parte, en las redes sociales, llovían las críticas sobre la inacción de los rusos, aliados de Hezbolá contra los rebeldes en Siria, que no pudieron evitar el bombardeo cerca de Damasco en el que murió Kantar, pese a su excelente sistema en tierra de radares.

Los medios simpatizantes de Hezbolá, bastante incómodos, justificaron la inacción rusa alegando que los aviones israelíes nunca ingresaron en el espacio aéreo sirio para liquidar a Kantar, sino que habían lanzado cuatro misiles desde el lago Tiberíades, situado en Israel.

Para Sharara, profesor de Sociología en la universidad libanesa, "desde el principio, Rusia ha querido dejar claro que su defensa del régimen sirio no tiene que ver con el conflicto sirio-israelí".

AFP