Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unas velas encendidas el 12 de junio de 2016 en el exterior del consulado de EEUU en la ciudad mexicana de Guadalajara, en memoria de las víctimas de un ataque en una discoteca gay en Orlando, Florida

(afp_tickers)

Un funcionario del consulado estadounidense en la ciudad mexicana de Guadalajara (oeste) fue herido de bala a plena luz del día, informaron el sábado la Procuraduría General y las autoridades estadounidenses, que ofrecen 20.000 dólares por la captura del agresor.

El ataque se produjo alrededor de las 18H20 (00H20 GMT) del viernes en el exterior de una pequeña zona comercial de Guadalajara cuando el oficial, cuya identidad y función en el consulado no han sido precisadas, salía de un centro comercial a bordo de su automóvil, según un vídeo en la página de Facebook de la delegación diplomática.

"Fue herido por disparo de arma de fuego un oficial del consulado de Estados Unidos (...). De acuerdo al reporte médico, se encuentra estable", informó un comunicado de la Procuraduría General.

El fiscal del estado de Jalisco, Eduardo Almaguer, dijo a la prensa que se trató de una "agresión directa" con "un calibre pequeño .380" y que no han podido tomar declaración al funcionario, que se encuentra "delicado pero estable".

Una fuente del gobierno estadounidense dijo a la AFP que la víctima es vicecónsul y que se desconoce el móvil del ataque.

Almaguer explicó, por su lado, que es un funcionario "de los que entrevistan a las personas que solicitan una visa".

"El FBI ofrece una recompensa de 20.000 dólares por información sobre la identificación del sujeto, que disparó a un oficial del Consulado de los Estados Unidos" en Guadalajara, señala una publicación en las páginas de Facebook de la embajada y el consulado.

Por la noche, la embajada emitió un mensaje de seguridad dirigido a los estadounidenses que se encuentren en Guadalajara, a los que "urge a restringir sus movimientos fuera de sus casa o lugares de trabajo" a menos que sea "verdaderamente necesario" y que cambien sus horarios y rutas habituales de desplazamiento.

Un portavoz de la embajada estadounidense dijo en una breve declaración que "trabajamos de cerca" con las autoridades mexicanas en la investigación del caso, pero declinó dar mayor información por cuestiones de "privacidad".

- Atacante disfrazado -

En unos vídeos difundidos por el consulado estadounidense, se ve al funcionario vestido con ropa deportiva cuando paga el billete de estacionamiento y detrás de él, siguiéndolo, a un hombre de cabello negro, vestido de azul y con gafas oscuras.

En otro vídeo, se ve al mismo hombre en la calle esperando la salida del oficial estadounidense, que viajaba en un vehículo negro, para luego sacar un arma, abrir fuego y salir corriendo.

En las imágenes se observa el momento en que el vidrio delantero del automóvil es perforado por el disparo y se perciben movimientos del oficial estadounidense, que incluso abrió la puerta.

Según los medios de prensa en Jalisco (oeste), al parecer el funcionario fue herido en el tórax, pero las autoridades mexicanas y estadounidenses declinaron hacer comentarios.

Según el fiscal Almaguer, el atacante vestía un "disfraz", pues en las imágenes, en su opinión, se aprecia que "lleva una peluca y vestimenta tipo enfermero".

En Guadalajara, capital del estado de Jalisco, se han multiplicado los hechos de violencia por la presencia del crimen organizado, pero hasta ahora las autoridades no han informado del posible móvil del crimen.

En 2010, una funcionaria del consulado estadounidense en Ciudad Juárez, su esposo y el marido de otra empleada consular fueron asesinados en dos ataques simultáneos en momentos en que esa localidad fronteriza con Estados Unidos era considerada una de las más violentas del mundo por la sangrienta pugna entre cárteles de las drogas.

Arturo Gallegos, señalado como líder de la pandilla de los Aztecas, fue acusado de planear el crimen y extraditado a Estados Unidos, donde fue sentenciado a cadena perpetua.

En 2011, un agente del Servicio de inmigración y aduanas estadounidense murió al ser atacado en una carretera de San Luis Potosí (norte).

En 2012, dos agentes, que según los medios eran de la agencia de inteligencia estadounidense (CIA) y que impartían cursos a militares mexicanos, fueron heridos en una persecución en el estado de Morelos (centro) por 14 policías federales, que fueron detenidos y procesados por excesivo uso de la fuerza en un caso que las autoridades describieron como "un lamentable error".

En 1985, un agente de la Administración para el Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos, Enrique 'Kiki' Camarena, fue brutalmente asesinado, desatando un grave problema diplomático entre ambos países.

AFP