Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Precandidata demócrata, Hillary Clinton, durante un mitin en Las Vegas, Estados Unidos, el 14 de octubre de 2015.

(afp_tickers)

Hillary Clinton apareció este miércoles exultante en Las Vegas, en su primer mitin tras ganar el debate demócrata celebrado la víspera entre los cinco aspirantes a la candidatura del partido para las presidenciales de Estados Unidos del año que viene.

Sonriente y relajada, la exsecretaria de Estado celebró su buen desempeño, aunque evitó en todo momento referirse a sus adversarios, en especial el senador de Vermont Bernie Sanders, su contrincante más fuerte.

"Una de las razones por las cuales fue un buen debate es porque hablamos de lo que un presidente debe hacer para que tengáis una vida llena de oportunidades", declaró ante un público mayoritariamente de jubilados.

Clinton repasó los principales puntos de su intervención en el debate, desde el cambio climático y la educación, pasando por la seguridad social, la sanidad y la igualdad de género.

Pero la política demócrata centró su discurso en los planes económicos con los que pretende impulsar el empleo y aumentar los salarios.

"Crearemos más empleos poniendo a la gente a trabajar construyendo y reparando nuestras carreteras, nuestros puentes y nuestros aeropuertos", aseguró ante el júbilo de la audiencia.

Clinton también prometió cambiar el sistema fiscal, que en su opinión "no es justo", para "reconstruir la clase media", el verdadero motor del país.

La exjefa de la diplomacia estadounidense también se refirió a la reforma migratoria, uno de los puntos calientes de todas las elecciones presidenciales.

"Somos una nación creada por inmigrantes. ¡Mirémonos!", exclamó, al tiempo que fustigó "los insultos y ataques" del bando republicano en esta materia.

"Como presidenta trabajaré por lograr una reforma migratoria adecuada, además de apoyar las órdenes ejecutivas que aprobó el presidente (Barack) Obama" en noviembre del año pasado y que abren una vía a la legalización a más de 11 millones de personas.

Sin embargo, un juez de Texas (sur) las congeló al poner en duda su constitucionalidad.

- Una fiesta tranquila -

El mitin se convirtió en una fiesta tranquila tras el revuelo previo al debate del martes, el primero que organiza el Partido Demócrata de cara a las primarias de 2016.

Su aparición sobre el escenario fue precedida por la actuación de un grupo mariachi y el coro de una iglesia bautista, que pusieron a cantar a la audiencia.

Según su servicio de seguridad, unas 2.500 personas se congregaron en la reserva de los manantiales de Las Vegas (Springs Preserve, en inglés), la ciudad más popular del estado de Nevada (oeste), para escucharla.

Muchos llegaron ataviados con camisetas, gorras y pancartas para apoyar a su candidata, como Tony Kouffman, un jubilado de 75 años para quien la parte más dura de estas elecciones serán "las primarias".

"No ocurrirá lo mismo que la otra vez (en 2008)", destacó a la AFP, "porque ahora cuenta con el voto de las minorías que entonces le quitó Barack Obama".

Los sondeos dan a Clinton como favorita en las elecciones internas que celebrará el Partido Demócrata para escoger a su candidato. Los primeros análisis post-debate no han hecho más que reforzar esta idea.

Clinton hizo valer durante el debate su experiencia como primera dama, senadora y secretaria de Estado para convertirse en la próxima presidenta.

Esta cualidad es la que más agrada a Nancy Haag, una profesora retirada. "Me gusta su honestidad, su consistencia y su disposición a hacer lo que sea para sacar adelante a este país", señaló mientras sostenía con fuerza una pancarta con la palabra "Hillary".

Chuck Williams, un militar jubilado de 75 años, aplaudió sobre todo las palabras de Clinton sobre educación.

"Ella es la persona adecuada para hacer lo que debemos hacer por los jóvenes. Son el futuro de este país", apuntó.

AFP