Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

François Hollande pasa revista a los soldados franceses en la Academia del Servicio Antiterrorista de Irak, este lunes 2 de enero en Bagdad

(afp_tickers)

El presidente francés François Hollande, de visita en Irak en plena ofensiva contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), aseguró este lunes que 2017 será un "año de victoria contra el terrorismo".

Hollande, que ya estuvo en Irak en 2014, es hasta la fecha el único dirigente mayor de la coalición internacional anti EI, liderada por Estados Unidos, que ha ido a ese país desde que se formó la coalición hace dos años y medio.

Durante un encuentro en Bagdad con instructores militares franceses que entrenan a las fuerzas especiales de élite antiterroristas iraquíes, Hollande aseguró que 2017 será un "año de victoria contra el terrorismo".

"Luchar contra el terrorismo aquí en Irak, es también prevenir actos terroristas en nuestro propio territorio", apuntó. Francia ha sido golpeada por una serie de ataques yihadistas en los últimos dos años con un saldo de más de 200 muertos.

Hollande subrayó también la importancia de "reconstruir" Irak, donde cientos de miles de personas han sido desplazadas.

Por la tarde fue a Erbil, en la región autónoma kurda (norte), donde están estacionadas las fuerzas especiales francesas que brindan consejo a los peshmergas kurdos en la lucha por la reconquista de Mosul.

"Nos han confirmado que podríamos alcanzar este objetivo, en lo posible, en primavera o en todo caso antes del verano", declaró Hollande en Erbil, refiriéndose a la ofensiva lanzada el 17 de octubre para recuperar a los yihadistas la totalidad de Mosul, que ocuparon en junio de 2014.

El Kurdistán iraquí es última etapa de su desplazamiento consagrado principalmente a la lucha contra el EI, que ocupa Mosul desde junio de 2014.

Francia es el segundo mayor socio de la coalición militar contra el EI, después de Estados Unidos. Desde 2014, ha lanzado más de 1.000 bombardeos y destruido 1.700 objetivos en Irak y Siria, los dos países en donde el EI está implantado.

Además de los 14 cazas de tipo Rafale basados en Jordania y en Emiratos Árabes Unidos, alrededor de 500 soldados franceses brindan consejo, formación y apoyo de artillería en Irak a las tropas de ese país.

- Seguridad máxima -

La ofensiva lanzada en octubre para retomar Mosul, la segunda ciudad de Irak, moviliza a la mayoría de tropas iraquíes.

Apoyadas por las fuerzas aéreas de la coalición, se enfrentan a una feroz resistencia de los yihadistas.

El primer ministro iraquí Haider al-Abadi dijo la semana pasada que se necesitarán "tres meses más" para "eliminar al EI".

"Estimamos que en Mosul se necesitará tres meses, será largo, en especial para proteger a los civiles y no golpear indiscriminadamente", estimó una fuente diplomática francesa.

La visita de Hollande, secreta hasta el último momento, se produce en medio de estrictas de seguridad máxima.

El lunes, al menos 32 personas murieron en la capital iraquí en un atentado en un barrio chiita cometido por un kamikaze al volante de un coche bomba, dos días después de otro atentado que dejó 27 muertos en un mercado de Bagdad.

"No hemos terminado con el terrorismo", advirtió el sábado Hollande durante su última alocución en ocasión del Fin de Año.

Frente a sus reveses en el terreno en Irak, Siria y Libia, los yihadistas han multiplicado los atentados en esos países pero también en Europa.

Hollande, que no optará por la reelección en las elecciones presidenciales de abril de 2017 tras un impopular primer mandato, se lanzó en la lucha antiterrorista desde el inicio de su quinquenato, multiplicando las intervenciones militares en Malí, República Centroafricana, Irak y Siria.

AFP