Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Columnas de humo saliendo del Consulado de India en la ciudad afgana de Herat tras un ataque insurgente el 23 de mayo de 2014

(afp_tickers)

Hombres armados trataban de tomar por asalto este domingo por la noche el consulado de India en Mazar-i-Sharif, gran ciudad del norte de Afganistán, en momentos en que el primer ministro indio tiende la mano a Kabul, pero también a su rival paquistaní.

Este ataque contra los intereses indios en Afganistán, que por el momento no ha sido reivindicado, se produce después de otra ofensiva lanzada por un presunto comando islamista contra una base estratégica de Pathankot, en el Estado indio de Punyab.

En Mazar-i-Sharif, unos 300 km al noroeste de Kabul, todo comenzó con dos explosiones este domingo hacia las 21H00 locales (16H30 GMT) seguidas de disparos.

"Nos están atacando. Los tiroteos continúan", declaró un diplomático indio atrincherado en una zona segura del complejo, contactado telefónicamente por la AFP.

"Es un ataque contra el consulado de India. Ignoramos si los insurgentes han podido penetrar en el interior", precisó Munir Farhad, portavoz del gobernador de la provincia de Balj, de la que Mazar-i-Sharif es capital.

Vikas Swarup, un portavoz del ministerio indio de Relaciones Exteriores, dijo a la AFP que no se había señalado por el momento ninguna víctima india.

Mazar-i-Sharif, situada a una hora en coche de Uzbekistán, es relativamente estable y prácticamente no ha resultado afectada por la extensión de la insurrección de los rebeldes talibanes al conjunto de Afganistán en los últimos meses.

No es la primera vez que los intereses indios en Afganistán son blanco de ataques insurgentes. En julio de 2008, un espectacular atentado suicida con coche bomba contra su embajada en Kabul dejó 60 muertos. Más recientemente, en agosto de 2013, nueve civiles, entre ellos siete niños, murieron en un atentado contra el consulado indio en Jalalabad, en el este del país.

Este nuevo ataque se produce unos 10 días después de la visita a Afganistán del primer ministro indio, Narendra Modi. India trata de posicionarse como aliado regional de Afganistán en detrimento de su rival pakistaní, al que Kabul acusa de respaldar la rebelión de los talibanes.

Pero Modi también tendió la mano a Pakistán efectuando una visita sorpresa a Lahore para reunirse con su homólogo paquistaní, Nawaz Sharif, el día de Navidad, en el primer desplazamiento de un jefe de Gobierno indio a Pakistán en más de 10 años.

Pakistán acogió en su territorio las primeras conversaciones directas entre Kabul y los talibanes el verano (boreal) pasado. Una segunda ronda fue aplazada sine die tras el anuncio de la muerte del mulá Omar, el fundador del movimiento talibán.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP