Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro belga, Charles Michel (c), saluda el 17 de abril de 2016 a una delegación de víctimas de los atentados de Bruselas

(afp_tickers)

Cerca de 7.000 personas rendían homenaje este domingo en las calles de Bruselas a los 32 muertos de los atentados del 22 de marzo, en una marcha "contra el terror y el odio" convocada por varias organizaciones de la sociedad civil, según los datos de la policía local.

"Cuando ciudadanos civiles, sin defensa alguna, son cobardemente abatidos, todos los ciudadanos debemos levantarnos para expresar nuestra repugnancia" hacia los terroristas y "nuestra solidaridad" con las víctimas, declaró a la AFP Hassan Bousetta, un responsable socialista de Lieja (este), que dirige una de las asociaciones organizadoras. Para el dirigente, "este es un momento de recogimiento, para enviar un mensaje de compasión hacia las víctimas".

La muchedumbre era sin embargo menos numerosa al iniciarse la tarde que los 15.000 participantes esperados por los organizadores, según los medios belgas.

El cortejo principal emprendió la marcha poco después de las 14H00 (12H00 GMT) de la Estación del Norte y debía dirigirse hacia la comuna de Molenbeek, antes de encaminarse hacia el centro de la capital.

Las primeras filas estaban reservadas para las familias de las víctimas, seguidas por representantes de las diferentes comunidades religiosas. Representantes musulmanes estaban presentes, con el eslogan "El amor es mi religión y mi fe".

Una pancarta portada por jóvenes del barrio de Molenbeek, donde varios de los autores de los ataques de París se refugiaron tras su huida, rezaba "Fuera Daesh, Bruselas no te pertenece", utilizando el acrónimo que designa al grupo yihadista.

Un vehículo de los bomberos, con las sirenas sonando, también participó en la manifestación para simbolizar el papel de los servicios de emergencia tras los ataques.

La manifestación debe terminar este domingo por la tarde en la Place Fontainas, en la que tomarán la palabra allegados a las víctimas, socorristas y empleados del aeropuerto de Bruselas, golpeado por un doble atentado suicida.

Por otra parte, un nuevo ministro belga de Transportes, François Bellot, fue nombrado este domingo para reemplazar a su predecesora, Jacqueline Galant, acusada de negligencia en materia de seguridad en los aeropuertos de Bélgica y obligada por ello a dimitir, informaron fuentes oficiales.

La manifestación, que surgió como una iniciativa de más de cien asociaciones, debía realizarse inicialmente cinco días después de los atentados, el 27 de marzo. Sin embargo, las autoridades tuvieron que anularla, ya que temían por la seguridad de los participantes.

Después de la marcha, está previsto que el primer ministro, Charles Michel, reciba a las familias de las víctimas y a los organizadores.

La marcha se produce un día después de la polémica generada por las declaraciones del ministro de Interior, Jan Jambon, que afirmó que la política de integración de los extranjeros en Bélgica ha fracasado. Como prueba, el ministro dijo que "un número importante de personas de la comunidad musulmana bailó en la calle cuando se produjeron los atentados".

Michel Mbiya, un hombre de origen congoleño que estaba en el aeropuerto el 22 de marzo poco antes de las explosiones, dijo que asistió a la manifestación para "expresar un mensaje de resistencia", ya que "no hay que ceder a estos demonios, hay que permanecer de pie".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP