Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, recibió a su par guatemalteco, Jimmy Morales, en Corinto, localidad fronteriza con Guatemala, para poner a andar un acuerdo aduanero, que en una segunda fase incluirá el libre tránsito de personas

(afp_tickers)

Guatemala y Honduras pusieron en marcha este lunes la primera unión aduanera en América Central que liberaliza 75% del intercambio bilateral y deja la puerta abierta para que se incorporen otros países del istmo.

Los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales, y de Honduras, Juan Orlando Hernández), junto a miembros de sus gabinetes económicos y empresarios, se reunieron en la localidad hondureña de Corinto, fronteriza con Guatemala, para poner a andar el acuerdo, que en una segunda fase incluirá el libre tránsito de personas.

"Hoy se hace realidad algo que por 60 años se venía hablando pero no se daba", dijo el guatemalteco Morales en su discurso. "La unión de nuestros territorios brindará beneficios a nuestros pueblos", subrayó.

- De puertas abiertas -

Hernández abogó por que la unión entre Guatemala y Honduras sea "la semilla de la futura unión aduanera de Centroamérica (porque) hacia allá tenemos que ir".

Citó a los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega y de El Salvador Salvador Sánchez Cerén, al señalar que espera "con mucha fe que pronto ellos sean parte de este conglomerado".

La alianza unifica las aduanas de los dos países con un arancel común para la importación de bienes, al tiempo que se reducen los requisitos para el tránsito de personas.

El empresario de la banca hondureña, Camilo Atala, estimó que la unión aduanera generará "más amplitud y fluidez en el comercio entre las dos naciones", lo que redundará en un aumento del Producto Interno Bruto (PIB) de las dos naciones y, como consecuencia, en más y mejores empleos, al ser más atractivos para la inversión.

Por su parte, el empresario de la industria maquiladora de Honduras, Jesús Canahuati, comentó que la unión aduanera es un impulso necesario a la integración de Centroamérica porque desde el exterior "nos quieren ver como bloque".

Para el economista Abelardo Medina, del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), lo ideal sería que al menos El Salvador y Nicaragua se incorporen al proceso, aunque admitió que sería más difícil que lo haga Costa Rica, que a su juicio tiende a ser menos anuente a la integración regional.

- Por una región unida -

"Espero que los demás países, cuando miren que el proceso entre Guatemala y Honduras funciona, podrían verse motivados a entrar. Desde los años 60 se intenta crear la unión aduanera en Centroamérica, pero nunca se había dado un paso serio que aparentemente están dando Honduras y Guatemala", comentó Medina.

El gobierno de Honduras dijo que la unión aduanera liberaliza 75% del comercio bilateral e integra las aduanas de tres puestos fronterizos.

Contempla la armonización arancelaria y en requisitos fitosanitarios para 98% de los bienes comercializados por Honduras y Guatemala.

Según un documento firmado por los ministerios de Economía de Guatemala y Honduras, la unión consolida un espacio único de 44% del territorio centroamericano (221.281 km2), 53% de la población regional (24,12 millones) y 35% del PIB regional (72.780 millones de dólares).

Mientras, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) expuso en un documento que la unión aduanera permitirá a Guatemala un crecimiento de 1% adicional de su PIB y de 1,6% en sus exportaciones. Honduras tendrá un incremento de 1,2% en su crecimiento económico y de 2,4% en sus exportaciones.

La CEPAL anticipó que Guatemala podría obtener un aumento en la recaudación fiscal de entre 23,1 y 40,2 millones de dólares, mientras Honduras incrementaría su recaudación entre 20,8 y 36,7 millones de dólares.

Datos de la ONU indican que Honduras y Guatemala intercambiaron en 2015 casi 1.300 millones de dólares, de los cuales 903,4 millones corresponden a exportaciones guatemaltecas y 366,6 millones a ventas hondureñas.

AFP