Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varios aviones están estacionados en el aeropuerto Arturo Merino Benítez en Santiago el 15 de septiembre de 2015

(afp_tickers)

Los aeropuertos de Chile vivían este sábado el tercer día de una huelga de funcionarios aeronáuticos con varias terminales paralizadas, obligando a las aerolíneas a cancelar vuelos locales, que incluyen la turística Isla de Pascua, importante destino en la época de fiestas.

Los funcionarios de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) decidieron continuar con la huelga en la noche del viernes por tiempo "indefinido".

Los controladores aéreos desistieron de sumarse a la medida y están trabajando con normalidad, pero la mayoría de los encargados de la seguridad, meteorólogos y encargados del transporte de maletas se sumaron a la huelga.

"De acuerdo a la indicación de la autoridad, la operación se mantendrá en siete aeropuertos del país: Iquique, Antofagasta, Calama, Santiago, Temuco, Puerto Montt y Punta Arenas que corresponde al 64% de nuestra operación dentro de Chile", señaló Latam en un comunicado en el que anunció una nueva "cancelación parcial" de vuelos internos por parte de la compañía.

En tanto, "los vuelos internacionales se mantendrán, aunque podrán presentar algunas demoras en sus itinerarios", agregó la mayor aerolínea de América Latina en un comunicado.

Otras compañías también harán ajustes a sus operaciones, en jornadas marcadas por el alto flujo de pasajeros debido a la cercanía de las celebraciones de fin de año.

- Largas filas -

Copa Airlines informó que mantendrá sus operaciones pero que podría sufrir esperas mayores a lo habitual, mientras que la local Sky canceló 27 vuelos dentro del país sudamericano.

En el aeropuerto de Santiago, principal terminal aérea del país, los efectos del paro se visualizaba con largas filas y el malestar de los pasajeros que vieron cancelados sus vuelos.

La prolongación del paro fue anunciada por el presidente de la DGAC, José Pérez, quien adelantó que la movilización se mantendrá "hasta que el gobierno responda cosas concretas".

Los trabajadores piden ser excluidos de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), a las que están obligados a adherirse todos los trabajadores dependientes del país, y pasar al sistema de jubilaciones de las Fuerzas Armadas.

El ministro de Defensa, José Antonio Gómez, dijo que es "inconcebible que tengan de rehenes a los chilenos para, en definitiva, buscar beneficios que van mucho más allá de lo que tienen todos los chilenos".

La situación se tensó el jueves luego de que el gobierno dispusiera la colaboración de efectivos de la Fuerza Aérea en aeropuertos, una medida que encendió duras críticas de parte de los huelguistas que alertaron sobre una supuesta falta de pericia de estos funcionarios.

La DGAC incluye a unos 3.000 funcionarios en todo Chile.

-Isla de Pascua aislada-

La Isla de Pascua -ubicada a unos 3.500 kilómetros de Chile continental y con unos 4.000 habitantes- y Aysén (sur) son las zonas más complicadas con la huelga.

Destino turístico popular en esta época del año, la isla sufre la parálisis de su terminal aérea lo que dejó varados a turistas y habitantes del lugar en Santiago a la espera de una conexión, que a diferencia de otras zonas del país no se puede realizar vía terrestre.

"Las cosas tienen un límite y no pueden los funcionarios tenernos coartados y cerrados el aeropuerto de Isla Pascuas (que) es necesario por razones humanitarias (...) le pedimos que en ese sentido cumplan con la obligación humanitaria de permitir en este caso los vuelos" a la zona, dijo el Gómez en rueda de prensa este mediodía.

El funcionario anunció que el gobierno dispondrá de puentes aéreos para llegar a Aysén y que se desarrollarán vuelos humanitarios a la Isla de Pascua.

Por su parte, los funcionarios de la DGAC reiteraron su disposición para fijar un dialogo y poder levantar el conflicto.

AFP