Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El jefe de la delegación del Gobierno francés para negociar con los huelguistas de la Guayana francesa, Jean-François Cordet (centro), durante una rueda de prensa en Cayenne el 26 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Los sindicatos de la Guayana francesa convocaron una huelga general para este lunes, para reclamar mejores condiciones laborales y protestar contra la inseguridad y las deficiencias de la atención sanitaria, un movimiento que podría paralizar su economía.

Un total de 37 sindicatos agrupados en la Unión de Trabajadores Guayaneses (UTG) aprobaron el sábado una "huelga general ilimitada" a partir de este lunes, pese a que el Gobierno envió el fin de semana una misión interministerial para dialogar con los manifestantes.

Desde hace varios días, la Guayana francesa, aquejada por una alta tasa de desempleo y una inseguridad crónica, vive un movimiento de descontento social.

La movilización en este territorio sudamericano de ultramar en el que viven más de 250.000 personas amenaza con paralizar su economía, afectada desde el jueves por el bloqueo de una docena de carreteras.

El movimiento reagrupa, entre otros, a huelguistas del grupo energético EDF por reivindicaciones salariales, colectivos que protestan por la inseguridad o que denuncian la falta de acceso a los servicios sanitarios.

Las manifestaciones y bloqueos obligaron a Arianespace a aplazar el lanzamiento, previsto el martes, de un cohete Ariane 5 que iba a poner en órbita un satélite brasileño y otro surcoreano.

La situación llevó a Estados Unidos a aconsejar el viernes a sus ciudadanos que eviten viajar a este territorio francés.

Asimismo, Air France canceló sus vuelos a la Guayana el domingo y este lunes.

La ministra francesa de Ultramar, Ericka Bareigts, admitió este lunes que la situación es "tensa" e instó a conservar la calma y entablar un diálogo.

"Seguimos de cerca la situación", señaló Bareigts, y explicó que no viajó hasta la Guayana "porque actualmente no se reúnen las condiciones para el diálogo".

"No se trata de tener miedo de ir allí, pero no tenemos un contexto sereno, con hombres encapuchados que obligan a cerrar los comercios", señaló una fuente gubernamental.

El Gobierno francés envió el sábado una misión interministerial para intentar apaciguar la situación, que anunció la contratación de más policías y una ayuda urgente de 60 millones de euros para el hospital de Cayenne, muy endeudado.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP