Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, a su salida de una cumbre del Consejo Europeo, el 18 de diciembre de 2015 en Bruselas

(afp_tickers)

Hungría, amenazada con sanciones por parte de Austria por su rechazo a acoger refugiados en el marco del programa europeo, considera que Viena confunde "solidaridad y estupidez" en esta cuestión, declaró el domingo el ministro de Exteriores Péter Szijjártó.

"El canciller austríaco [Werner Faymann] no ve la diferencia entre solidaridad y estupidez", estimó el ministro húngaro en una declaración a la agencia de noticias estatal MTI.

Para Szijjártó, "la solidaridad consiste en ayudar a la gente que corre peligro a vivir cerca de sus hogares y a volver a su patria al término de conflicto".

"La estupidez es dejar venir a cientos de miles de personas, incluso millones, a Europa sin control, máxime cuando todo el mundo sabe actualmente -tanto europeos como migrantes- que no obtendrán lo que esperan", añadió.

El canciller austríaco, Werner Faymann, estimó que los países opuestos al principio de cuotas de refugiados aprobado por la Unión Europea, y que reciben más dinero europeo del que aportan, podrían ver alterado el componente financiero si continúan rechazando acoger refugiados en su suelo.

El jefe del Gobierno austríaco reiteró el domingo esta advertencia, en la televisión pública de Austria, al mostrar su malestar sobre "la solidaridad en una sola dirección" entre los países opuestos y la UE.

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, también amenazó el sábado a estos países con sanciones jurídicas, especialmente a Hungría y a Eslovaquia, que llevaron ante la justicia europea las cuotas de reparto de refugiados.

En el marco de una reubicación de 160.000 refugiados en diferentes países de la UE, Eslovaquia y Hungría deben recibir casi 2.300 personas. Pero el plan europeo tiene dificultades para ponerse en marcha y las reubicaciones de refugiados avanzan muy lentamente.

AFP