Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Foto tomada en Lockerbie el 22 de diciembre de 1988 con restos del avión que cubría el vuelo PanAm 103 que explotó con 259 personas a bordo

(afp_tickers)

La fiscalía escocesa anunció este jueves la identificación de dos nuevos sospechosos libios en el atentado de 1988 contra un avión de la aerolínea estadounidense PanAm cuando volaba sobre Lockerbie, Escocia, en el que murieron 270 personas.

"Existen fundamentos" que "autorizan a los investigadores escoceses y estadounidenses a considerar a dos libios como sospechosos en la investigación continua del atentado", dijo un portavoz de la fiscalía en un comunicado.

Asimismo, anunció que las autoridades escocesas y estadounidenses solicitaron a las libias ayuda para "interrogar a los dos sospechosos" de cometer el atentado junto a la única persona que fue condenada por el mismo, Abdelbaset Ali Mohmed Al Megrahi, ya fallecido.

El jefe del departamento de investigaciones de la oficina del fiscal general de Libia dijo a la AFP: "de momento no hacemos comentarios. Tendremos algo que decir probablemente en dos días", después del fin de semana (viernes y sábado).

Cabe recordar que aunque las autoridades libias que sustituyeron a Muamar Gadafi mostraron su compromiso de colaborar para esclarecer el atentado, en el país conviven dos gobiernos y la capital está controlada por una coalición de milicias, una autoridad no reconocida por la comunidad internacional.

- ¿Quién asesinó a nuestros familiares ? -

Las familias de las víctimas celebraron los avances.

"Estoy muy contenta de que se esté haciendo esto, nosotros, los familiares estadounidenses hemos estado presionando para que el atentado sea investigado como debe ser", dijo a la cadena británica ITV Susan Cohen, cuya hija Theodora murió cuando tenía 20 años en el ataque.

Jim Swire, portavoz de las familias de las víctimas británicas, dijo que todavía hay dudas sobre el rol de Megrahi y del Estado libio.

"Si hay material que muestra que otras personas estuvieron involucradas, entonces queremos saber", afirmó. "Queremos saber quién asesinó a nuestros familiares".

Aunque los nombres de los dos nuevos sospechosos no fueron revelados, un documental reciente del estadounidense Ken Dornstein, hermano de una de las víctimas, acusó a Abu Agila Mas'ud -uno de los principales sospechosos pero que nunca afrontó cargos.

La televisión escocesa STV estimó que el otro podría ser Abdulá al Senusi, el cuñado de Gadafi, antiguo jefe de inteligencia, que está en una cárcel libia condenado a muerte.

El 21 de diciembre de 1988, un Boeing 747 de la compañía estadounidense Pan Am estalló 38 minutos después de despegar, de Londres, rumbo a Nueva York, cuando sobrevolaba Lockerbie, en Escocia.

Las 259 personas a bordo, entre tripulantes y pasajeros -en su mayoría estadounidenses-, perecieron, junto a 11 vecinos de la localidad escocesa.

En 2003, el régimen de Muamar Gadafi reconoció oficialmente su responsabilidad en el atentado y pagó 2.700 millones de dólares en concepto de indemnización a las familias de las víctimas.

Se cree que el atentado fue la venganza libia por unos bombardeos estadounidenses en Trípoli en los que casi muere Gadafi; a su vez, los bombardeos eran la represalia por un atentado de 1986 contra una discoteca de Berlín muy popular entre los militares estadounidenses, en el que murieron tres personas.

La única persona condenada, Abdelbaset al Megrahi, falleció en mayo de 2012 en Libia después de haber sido liberado tres años antes por Escocia por razones de salud.

Tras la caída de Gadafi en 2011, la oficina del fiscal escocés pidió formalmente a las nuevas autoridades libias colaborar en la investigación y Estados Unidos reclamó acceder a los elementos del caso.

AFP