Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El hombre de negocios ruso Kirsán Ilyumzhínov, durante una entrevista concedida en Moscú el 23 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

El hombre de negocios ruso Kirsán Ilyumzhínov dirigió la Federación Internacional de Ajedrez, frecuentó a Muamar Gadafi y a Sadam Husein y hasta fue secuestrado -dice- por los extraterrestres. Ahora figura en la lista negra de Estados Unidos por su presunto apoyo al régimen sirio.

"Ser sancionado es una recompensa. Todo el mundo no tiene la suerte de estar en una lista negra", ironiza este hombre de 53 años en su oficina moscovita, en la que sirve té bajo la mirada del Dalai Lama que cuelga de la pared.

Este empresario presidió hasta 2010 la república de Kalmukia, en el sur de Rusia, y fue presidente de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) durante 20 años. O sea que ha vivido varias vidas. A finales de noviembre tuvo que delegar la mayor parte de sus funciones a la cabeza de la FIDE en su número dos y abandonar "cualquier operación legal, financiera y comercial en la federación".

El departamento del Tesoro estadounidense lo acusa de vínculos financieros con el régimen sirio, sobre todo con Mudalal Jury, un empresario que también figura en la lista negra junto con cinco de sus compañías.

Una decisión que conlleva la congelación de sus eventuales haberes en Estados Unidos y la prohibición de hacer negocios con ellos.

Ilyumzhínov pide a Washington la "módica suma" de 50.000 millones de dólares para compensar estas sanciones, que califica de "golpe" asestado a Rusia.

Asegura no sentir animadversión por los estadounidenses y recuerda que la FIDE organizará excepcionalmente un "año del ajedrez" en Estados Unidos. "Ellos me imponen sanciones, yo les doy 30 torneos de ajedrez en 2016", afirma.

- Diplomacia -

Ilyumzhínov dice tener "muy buenas relaciones" con las autoridades sirias y nunca ha ocultado sus vínculos con varios dirigentes mundiales polémicos. "Tengo amigos en Libia, Siria, Irak, Francia, Estados Unidos", dijo a la AFP.

El empresario prevé "volver a Damasco para ver cómo está la situación" en el país, devastado desde hace casi cinco años por una guerra que ha causado más de 260.000 muertos.

El presidente de la FIDE, que en 2012 se reunió tres horas con Bashar Al Asad para hablar sobre todo de ajedrez, se define como un mensajero de la paz. "Para tener paz, hay que interactuar", "creo que todo se puede solucionar alrededor de un tablero de ajedrez o mediante negociaciones", asegura.

En 2011, jugó una partida de ajedrez contra el dirigente libio Muamar Gadafi, en un momento en que la OTAN bombardeaba Libia. "Con Gadafi, habíamos firmado un acuerdo sobre los programas de ajedrez en los colegios", recuerda Ilyumzhínov. "¿Dónde está el problema? Me ha impresionado ¿Sabía usted que escribía poemas?", pregunta.

- 69 vidas -

El hombre de negocios hizo fortuna en el sector bancario y en la industria automovilística después de la caída de la URSS en 1991. Los excampeones mundiales Anatoli Karpov y Garry Kasparov, descontentos con su gestión, se presentaron contra él en las elecciones de 2010 y 2014.

Kasparov, un opositor al presidente ruso, Vladimir Putin, acusa a Ilyumzhínov de apoyar financieramente a los servicios secretos rusos con los fondos de la Federación. Él lo niega.

El nombre de Ilyumzhínov también salió a relucir en el forcejeo entre Turquía y Rusia desde que la aviación turca derribó en noviembre un cazabombardero ruso en la frontera con Siria.

Cuando el Kremlin acusó al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y a su familia de estar implicados en el contrabando de petróleo del grupo yihadista Estado Islámico (EI), el jefe del Estado turco contestó acusando a "un conocido jugador de ajedrez ruso" de hacer negocio con el EI, en una clara alusión a Ilyumzhínov.

Pero este budista, que asegura vivir su "69ª vida" gracias a la reencarnación, no le presta atención. Está acostumbrado a la controversia. En Rusia se le conoce por unas declaraciones en las que afirmó que unos extraterrestres lo secuestraron en 1997. Y asegura tener días de "25 horas" porque la meditación le permite "estirar el tiempo".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP