Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La ex primera ministra de Tailandia Yingluck Shinawatra da las gracias a sus partidarios a su salida del Tribunal Supremo, en Bangkok, el 21 de julio de 2017

(afp_tickers)

La junta militar en el poder en Tailandia no termina de justificarse por haber dejado a la ex primera ministra abandonar el país en agosto. Los generales reconocieron este viernes que franqueó sin trabas un puesto de control cercano a la frontera con la vecina Camboya.

En su último informe sobre la investigación de la huida de Yingluck Shinawatra, el general Prawit Wongsuwan, vice primer ministro, reveló que tenía pruebas en imágenes de un último trayecto, en coche, hacia la frontera camboyana.

"La videovigilancia no permite seguirlos hasta el puesto fronterizo, va hasta un puesto de control militar en la provincia de Sa Kaeo", fronteriza con Camboya, explicó sin mostrar no obstante las imágenes a los periodistas.

Una fuente de alto nivel dentro de la junta dijo a finales de agosto a la AFP que Yingluck Shinawatra había huido a Dubái, donde reside parte del año su hermano y también ex primer ministro Thaksin Shinawatra.

Pero, desde entonces, no ha sido vista y hay muchos interrogantes sobre cómo pudo abandonar el país. La hipótesis que más se baraja es la de una huida a través de Camboya hacia Dubái.

Pero es la primera vez que la junta confirma la pista camboyana. Camboya se negó, por su parte, a comentar este asunto.

El ejército tailandés, criticado por haber dejado huir a la ex primera ministra, cuyo domicilio estaba vigilado, asegura que ésta burló la seguridad cambiando de teléfono y de coche en los días anteriores a su partida.

Algunos analistas y medios de comunicación tailandeses privilegian la hipótesis de un acuerdo secreto con los militares, que tienen ahora libertad para remodelar el escenario político nacional antes de las elecciones de 2018.

Según los analistas, los militares tenían todo el interés en no dar a Yingluck Shinawatra un papel de víctima de un juicio considerado político. La mujer se dio a la fuga a finales de agosto para escapar a un veredicto que podría haberle acarreado hasta 10 años de cárcel.

Los Shinawatra ganaron todas las elecciones nacionales en Tailandia desde 2001, pero las élites tradicionales -militares y jueces-, que los consideran una amenaza para la monarquía, derrocaron todos sus gobiernos con golpes de Estado.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP