Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista desde la Estación Espacial Internacional de los incendios en Fort McMurray, Canadá, el 9 de mayo de 2016

(afp_tickers)

Las petroleras pararon o redujeron significativamente su producción amenazadas por los incendios forestales en Fort McMurray, Canadá, y necesitarán varios días, o incluso semanas, para volver a la normalidad.

Las llamas que desde hace más de una semana devoran los bosques de Alberta están mitigándose debido a las condiciones climáticas que son de lluvias y poco viento, estimó Chad Morrisson, director del servicio de incendios de esa provincia del oeste canadiense.

Entre los 100.000 evacuados en la arrasada región de Fort McMurray se cuentan trabajadores de la industria petrolera; pulmón económico de la provincia de Alberta y motor de la economía canadiense hasta la caída de precios de los dos últimos dos años.

Las petroleras instaladas en la cuenca de arenas bituminosas suspendieron o redujeron al mínimo esa explotación y evacuaron trabajadores a medida que las llamas se acercaban a sus instalaciones.

La baja de la producción canadiense por este desastre está calculada entre 1 y uno 1,5 millones de barriles diarios, según expertos. Antes de los incendios, el petróleo extraído en esa región alcanzaba los 2,5 millones de barriles diarios; un tercio de la producción total de Canadá.

La catástrofe ocurre en el peor momento para las petroleras y Canadá. La economía nacional cayó en recesión en enero y las petroleras venían realizando despidos masivos para reducir costos operativos. El sector energético, equivale al 10% del PIB canadiense.

En 2015, el sector de petróleo y gas canadiense despidió 30.000 empleados que se sumaron a los miles despedidos el año previo, según el gabinete Petroleum Labour.

- "Peor de lo previsto" -

Ya antes de los incendios, la economía de Alberta, cuyo sector de recursos naturales significa un tercio de su PIB, estaba en recesión. Apenas en abril se perdieron 21.000 empleos y la tasa de desocupación creció a 7,2%; con lo cual duplica la registrada antes de la crisis petrolera.

En su presupuesto, la provincia de Alberta esperaba recoger unos 1.000 millones de dólares estadounidenses en regalías petroleras pero esa cantidad se reducirá por los incendios. El año pasado los ingresos alcanzaron unos 6.000 millones de dólares estadounidenses.

Con este desastre en Alberta la economía canadiense se estancará en el segundo trimestre, advirtió Douglas Porter, economista jefe del Banco de Montreal. La previsión inicial de crecimiento era de 1,5%

Y esa previsión podría ser revisada nuevamente a la baja debido a un recorte de producción de un millón de barriles diarios de crudo durante "casi dos semanas", añadió.

"Esto puede terminar peor de lo previsto", dijo Porter quien, no obstante, para la segunda mitad de 2016 espera un rebote del crecimiento económico debido a la reconstrucción de daños.

Petroleras como la canadiense Suncor esperan una reanudación rápida del funcionamiento de sus instalaciones una vez que el fuego haya sido controlado o alejado del área de explotación.

El año pasado, los incendios en esa región forzaron a las compañías a detener el 10% de la producción en esa cuenca pero se demoró solo dos semanas en reanudar por completo las tareas.

Las cosas serán empero "más complicadas" este año, explicó Porter. "La gran diferencia es que, esta vez, toda la mano de obra ha sido evacuada", indicó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP