Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Personal de seguridad afgano permanece en un vehículo militar en el lugar en el que los talibanes perpetraron un atentado, en Kabul, el 6 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Los dirigentes afganos intentaban determinar este jueves si el jefe de los insurgentes talibanes, el mulá Ajtar Mansur, aún seguía vivo después de haber sido "gravemente" herido, según fuentes de inteligencia, durante un tiroteo desencadenado por una disputa entre líderes del movimiento.

Las circunstancias exactas del incidente, ocurrido cuatro meses después del rápido y controvertido nombramiento de Mansur a la cabeza de la insurrección islamista, continúan siendo difíciles de establecer debido a informaciones contradictorias.

El portavoz oficial de los talibanes, Zabihulá Mujahid, desmintió las informaciones, "totalmente infundadas", según los responsables afganos, sobre el tiroteo que estalló cuando una disputa verbal degeneró durante una reunión de los insurgentes.

"Intentamos saber si Mansur está vivo o muerto", indicó Sultan Faizi, portavoz del primer vicepresidente afgano, Abdul Rashid Dostum.

Un alto responsable de los servicios de inteligencia paquistaníes indicó a la AFP que el mulá Mansur fue "gravemente herido" durante "un intercambio de disparos" en un encuentro entre jefes militares insurgentes, cerca de la ciudad de Quetta, en el suroeste de Pakistán.

Otro responsable del Gobierno afgano y varias fuentes cercanas a los partidarios de Mansur confirmaron el incidente a la AFP, precisando que al menos otros cuatro talibanes murieron en el tiroteo, que dejó también varios heridos.

Este incidente parece demostrar las profundas divergencias en el seno de la insurgencia y puede complicar los esfuerzos que están en curso para relanzar el diálogo entre Kabul y los talibanes, con la ayuda de Islamabad.

AFP