Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Partidarios del diputado del Parlamento de Kosovo, Albin Kurti, se enfrentan a la policía kosovar en Pristina, el 12 de octubre de 2015.

(afp_tickers)

La policía kosovar lanzó gases lacrimógenos para dispersar a decenas de personas que arrojaban piedras la noche del lunes para protestar contra un interrogatorio policial del jefe del partido ultranacionalista Vetvendosije (Autodeterminación).

Diputado del Parlamento de Kosovo, Albin Kurti, que estaba siendo interrogado en una comisaría de Pristina, echó gas lacrimógeno el jueves en la sala de la Asamblea para protestar contra la aplicación del acuerdo destinado a normalizar las relaciones entre Kosovo y Serbia.

Unos 200 simpatizantes de Kurti apedrearon y rompieron cristales de la comisaria antes de ser dispersados por la policía con ayuda de gases lacrimógenos, según periodistas de la AFP.

Siete policías y tres manifestantes resultaron heridos, según un portavoz policial, Baki Kelani.

Kurti, que quedó en libertad por la noche, afirmó que piensa seguir su movimiento contra todo diálogo entre Pristina y Belgrado.

Los principales partidos de la oposición kosovar se oponen al diálogo con Serbia auspiciado por la Unión Europea por considerar que sólo puede comprometer la independencia proclamada unilateralmente en 2008 por esta antigua provincia serbia poblada por una mayoría de albaneses.

Serbia, que no ha reconocido la independencia de Kosovo, lo sigue considerando una provincia suya.

En 2013, Pristina y Belgrado firmaron un acuerdo de normalización auspiciado por la Unión Europea que, un año después, abrió la puerta al inicio de negociaciones para la entrada de Serbia en la UE.

Serbia y Kosovo siguen manteniendo una relación difícil desde el conflicto armado entre Belgrado y una guerrilla independentista del territorio en 1998-99, que condujo a la OTAN a intervenir la primavera de 1999.

AFP