AFP internacional

Un niño recibe tratamiento en un hospital de la ciudad rebelde siria de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib (noroeste), el 4 de abril de 2017, tras un supuesto ataque químico del régimen

(afp_tickers)

El presunto ataque químico que dejó 58 muertos este martes en Siria generó indignación en todo el mundo, con llamamientos de la ONU, París, Londres y Bruselas, entre otros, para que se identifique a los responsables de este acto "inhumano".

En el ataque, ocurrido en la ciudad de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib (noroeste), murieron 58 personas y 170 resultaron heridas, incluidos niños, que apenas conseguían respirar con máscaras de oxígeno mientras las convulsiones sacudían sus cuerpos.

Al menos 11 niños fallecieron, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Unas horas después, un ataque aéreo fue lanzado contra el hospital donde eran tratadas las víctimas.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, dijo este martes que la organización quiere "identificar claramente las responsabilidades" y que los autores del ataque "rindan cuentas".

La oposición siria acusó al régimen de haber utilizado "obuses con gas químico". Este "crimen horrible" recuerda al ataque del verano (boreal) de 2013 cerca de Damasco, que la comunidad internacional "dejó impune".

El Gobierno sirio, que ratificó la Convención sobre la Prohibición de Armas Químicas en 2013, ha desmentido en muchas ocasiones el uso de ese tipo de armamento, pero las acusaciones contra Damasco por su empleo se suceden, y una investigación dirigida por la ONU ha apuntado al régimen en al menos tres ataques con clorina en 2014 y 2015.

El jefe negociador de la oposición, Mohamed Sabra, dijo que el ataque, realizado "con gas tóxico", "pone en entredicho" el proceso de paz, que intenta poner fin al conflicto que ha dejado más de 320.000 muertos y millones de desplazados y exiliados.

La Casa Blanca condenó el ataque, calificándolo de "intolerable", y atribuyó la responsabilidad del mismo al régimen de Bashar al Asad.

"El ataque químico en Siria contra personas inocentes, incluyendo mujeres y niños, es condenable", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

- Para Siria es una "calumnia" -

El Ejército sirio "negó categóricamente" estar detrás del ataque y subrayó que "nunca las usó (a las armas químicas), en ningún momento, en ningún lugar y que no lo hará en el futuro".

Las acusaciones son una "calumnia", dijo este martes a la AFP un alto responsable de los servicios de seguridad sirios.

"Se trata de una calumnia (...) Los hombres armados (los insurgentes) intentan apuntarse una (victoria) mediática tras no haber podido conseguir (una victoria) sobre el terreno", indicó el alto responsable, quien pidió el anonimato.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, también señaló al Gobierno sirio. "La noticia de hoy es terrible (...) Obviamente, la principal responsabilidad allí recae en el régimen, porque tiene la responsabilidad de proteger a su gente y no de atacarla", dijo en un encuentro con periodistas.

Las declaraciones de Mogherini tuvieron lugar tras el inicio en Bruselas de una conferencia internacional organizada por la ONU y la Unión Europea sobre el futuro de Siria tras el conflicto, con el objetivo además de hacer un seguimiento de las donaciones internacionales comprometidas en 2016 en una reunión similar en Londres.

Reino Unido también apuntó en la misma dirección. "Aunque no podemos estar seguros de lo ocurrido, esto tiene todas las características de los ataques de un régimen que ha usado repetidamente armas químicas", dijo el ministro de Relaciones Exteriores británico, Boris Johnson, en un comunicado.

"El incidente debe ser investigado y sus autores rendir cuentas", añadió el ministro, describiendo como "horrorosas" las informaciones que llegan de Siria.

- "Masacre" -

El presidente francés, François Hollande, acusó este martes a Bashar al Asad de estar detrás de la "masacre".

"Una vez más, el régimen sirio niega la evidencia de su responsabilidad en esta masacre", dijo Hollande en un comunicado difundido por la presidencia francesa. Francia solicitó una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU tras el ataque.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, denunció que el ataque "químico" en Siria fue "inhumano" y amenaza el proceso de paz en este país, en una conversación con su homólogo ruso, Vladimir Putin, informaron responsables de Ankara.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OIAC), por su parte, dijo estar "muy preocupada" por este "presunto ataque con armas químicas", precisando que está intentando "reunir y analizar todas las informaciones de todas las fuentes disponibles".

AFP

 AFP internacional