Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Jóvenes inmigrantes indocumentados, apodados "dreamers" (soñadores), invitados por los demócratas al Congreso en Washington el 30 de enero de 2018

(afp_tickers)

Una veintena de inmigrantes en un limbo legal acompañaron el martes el discurso del presidente Donald Trump sobre el estado de la Unión desde la primera fila de las tribunas, como testigos de un momento histórico.

El discurso de Trump en la sesión conjunta de las dos cámaras del Congreso fue así acompañado por inmigrantes de Chile, Guatemala, Uruguay, México y Corea del Sur, como invitados especiales a la ceremonia por legisladores del partido Demócrata.

Se trata de los famosos "dreamers", que llegaron al país aún en la infancia, traídos por sus padres, y regularizaron su situación desde 2012 por un programa conocido por las siglas DACA, proyecto que Trump decidió no renovar.

A raíz de la decisión del presidente, unos 690.000 inmigrantes que regularizaron su situación quedaron ahora en un verdadero limbo, ya que pueden perder su condición migratoria a menos que el Congreso apruebe en las próximas semanas una ley alternativa.

- Jóvenes en un limbo -

Desde las tribunas del plenario, estos inmigrantes escucharon a Trump defender una controvertida oferta de la Casa Blanca.

Esa propuesta abre la puerta para la naturalización de 1,8 millón de inmigrantes, pero restringe todo tipo de inmigración, promueve la remoción inmediata de ilegales, limita la migración familiar a cónyuges e hijos menores y suspende el famoso sorteo de visas.

"Es el momento de reformar esas obsoletas reglas migratorias y finalmente traer nuestro sistema migratorio al siglo XXI", dijo Trump en su discurso.

El objetivo de la presencia de esos inmigrantes era que "el presidente vea las caras de los jóvenes que contribuyen a nuestro país todos los días", dijo Michelle Lujan Grisham, la demócrata que preside la bancada hispana en el Congreso.

"Son completamente estadounidenses, excepto en que no tienen documentos", dijo el senador demócrata Cory Booker, quien invitó a una empresaria de 29 años fundadora de una "start-up" que emplea a unos 900 trabajadores a tiempo parcial... a pesar de haber llegado ilegalmente de México cuando tenía siete años.

- "Mi vida está aquí" -

"Mi vida está aquí, soy estadounidense, aunque no tengo ningún documento", afirmó Juan López, un estudiante de secundaria de 18 años que llegó hace 16 años de Montevideo, Uruguay.

Pudo renovar su DACA a tiempo para obtener algunos años de respiro, pero espera, como los demás, que el Congreso finalmente vote la regularización y naturalización de los "dreamers" como él.

"Quiero escuchar una declaración clara, sea lo que sea", dijo a su vez una joven de 24 años, 22 de ellos en territorio estadounidense, cuyo nombre refleja la esperanza de sus padres por una vida mejor: América Moreno Jiménez. "Así al menos podremos planificar nuestro futuro".

Los "dreamers" también están preocupados por la situación de sus padres, que ni el Ejecutivo ni los legisladores republicanos prevén regularizar en esta etapa.

"Nuestros padres también son parte de esta sociedad", argumentó Fernanda, una indocumentada nacida hace 20 años en El Salvador y llegada a los 12 a Estados Unidos.

- Mariposas y migraciones -

México y el llamado Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) son los países de origen de aproximadamente el 70% de los "dreamers", según el centro de estudios migratorios Migration Policy Institute.

En el hemiciclo, los legisladores demócratas exhibieron en su ropa un adhesivo de una mariposa, símbolo de "la belleza de las migraciones".

Pero a los conservadores antiinmigración no les gusta nada que haya tantos indocumentados para el discurso sobre estado de la Unión. Además, desde que el entonces presidente Barack Obama invitó a uno por primera vez en 2013, la cifra crece cada año.

El legislador republicano Paul Gosar, de Arizona, pidió a la policía del Capitolio que verifique la identidad de todos los invitados al discurso y que impugne y expulse a cualquier extranjero indocumentado.

La protesta entre los demócratas y algunos republicanos fue inmediata.

"Solo le digo al legislador: inténtelo", respondió, mordaz, la demócrata de Texas Sheila Jackson Lee.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP